Casa Rosada: centro de operaciones por la reforma

''

El presidente Mauricio Macri resolvió finalmente no sancionar la reforma previsional a través de un Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) y el gobierno intentará que los diputados debatan el proyecto el lunes. Hasta ese día, la Casa Rosada se convertería en el centro de operaciones por el que pasarán gobernadores y legisladores para intentar que se destrabe la iniciativa. 

La Casa Rosada comenzó anoche a convocar a mandatarios provinciales para que hoy emitan un respaldo contundente al proyecto en una eventual reunión con Macri, dijeron fuentes oficiales a ámbito.com.

El Gobierno convocó a los gobernadores y diputados a reuniones en la Casa Rosada para insistir en el tratamiento de la reforma previsional en la Cámara de Diputados, donde ayer debió ser levantada la sesión en la que se preveía su debate, en el marco de un clima signado por la violencia. 

Al frente se pondrán el jefe de Gabinete, Marcos Peña, el ministro del Interior, Obras Públicas y Vivienda, Rogelio Frigerio, e incluso el propio Macri. Se convocó a los 22 gobernadores y el jefe de Gobierno porteño -los firmantes del paquete de leyes que incluye el pacto fiscal y la reforma previsional- para una reunión a las 13.30, en la Casa de Gobierno.

El encuentro será encabezado por Peña, quien -según las fuentes- expondrá ante los gobernadores “la necesidad del Gobierno de votar la reforma previsional”, que modifica la fórmula para el cálculo de la actualización de los haberes jubilatorios, entre otros aspectos- y “les dejará en claro que esa ley está atada al pacto fiscal”, por el cual se girarán más fondos a las provincias a partir del año próximo.

Las fuentes señalaron que la negociación con los gobernadores “continuaba esta mañana y faltaba confirmar la asistencia de varios” de los mandatarios.

“Vamos a intentar sesionar el lunes, con el apoyo de los gobernadores y sumando un bono/pago extraordinario para aliviar el trámite legislativo”, agregó la agencia Télam de fuentes de gobierno.

“Se tomó la decisión de darle una segunda oportunidad legislativa”, dijo por su parte el presidente del bloque del PRO en la Cámara Baja, Nicolás Massot, quien confirmó que el DNU “ya está firmado” y que solo falta que lo rubrique el Presidente.

El jefe de Estado tomó la decisión de dejar de lado la emisión de un DNU después de debatir la viabilidad de esa alternativa con los miembros de su gabinete y los presidentes de los interbloques parlamentarios de Cambiemos, informaron fuentes de la Casa Rosada.

Macri, estuvo reunido casi hasta las 22 con sus ministros y los legisladores Emilio Monzó (presidente de la Cámara de Diputados), Mario Negri (presidente del Bloque UCR y del interbloque Cambiemos), Elisa “Lilita” Carrió y Massot en la sede del Gobierno Nacional.

Desde un comienzo, la posibilidad de debatir el proyecto en Diputados fue la alternativa que más adeptos tuvo en la mesa que presidió Macri.

La idea es que los legisladores puedan dar en el recinto el debate que se vio frustrado ayer, cuando el oficialismo levantó la sesión por el nivel de violencia que se suscitó cuando opositores interrumpieron a los gritos la deliberación con el argumento que no se había llegado al quórum reglamentario. 

La primera en dar señales, puertas afuera, de que no estaba dispuesta a avalar la posibilidad de que la reforma previsional saliera por decreto fue Carrió, quién utilizó las redes sociales para sentar su postura.

“Carrió y la Coalición Cívica juraron respetar la Constitución Nacional y no la van a violar bajo ningún concepto. Un DNU violaría gravemente la Constitución Nacional”, tuiteó Carrió.