El ex Unión Pereyra inaugura escuela de fútbol infantil

''

Juan Pablo Pereyra, reconocido futbolista sanlorencino y actual delantero de Central Córdoba, se puso al frente de un proyecto futbolístico y de contención social orientado a niños de 5 a 12 años. Y este viernes, a las 20 horas en el Club Social y Deportivo Villa La Ribera, se celebrará un partido de exhibición a beneficio, con la presencia de jugadores profesionales y ex futbolistas de toda la región, en el marco de la inauguración de la escuela de fútbol infantil “Los Amigos”, en la pequeña localidad Villa La Ribera, situada entre Timbúes y Oliveros, a la vera del río Carcarañá.

“Tenemos confirmados entre 10 y 15 jugadores profesionales que van a estar presentes en el evento. Y desde ya contaremos con la colaboración de ex futbolistas como Ariel Cuffaro Russo, Roque Caballero y Miguel Ibáñez. También lo convocamos al Flaco Chamot. Esperamos la presencia de jugadores amigos como Martín Morel, Claudio Guerra y Marco Ruben. Hasta Marcelo Piazza, que es vicepresidente de Unión, comprometió su presencia”, precisó el Flaco Pereyra.

La entrada para el partido a beneficio que se desarrollará en el Club Social y Deportivo Villa La Ribera consistirá en un alimento no perecedero. Todo lo que se recolecte irá en carácter de donación al comedor de la escuela de dicha localidad.

“En la escuelita de fútbol no buscaremos protagonismo con títulos. No nos interesa. Sí nos interesa que los chicos se vayan con algún aprendizaje deportivo”, aseguró.

“Este es un proyecto que armamos con un grupo de amigos. El objetivo es ofrecerle contención a los chicos que no tienen espacio en otros clubes competitivos”, precisó Pereyra. “En la escuela de fútbol vamos a recibir a niños de 5 a 12 años, mientras que en la liga que podemos participar se pueden armar categoría optativa de 5 años y categorías desde los 6 hasta los 12. Para ingresar en la Liga EFA (Agrupación de Escuelas de Fútbol) de Rosario debemos tener cierta cantidad de alumnos. Como vamos a hacer el partido a beneficio el 15 de diciembre, para colaborar con el comedor de la escuela de La Ribera, apuntamos a consolidar el proyecto para que en junio podamos empezar a jugar en la liga”, anticipó el delantero que pasó por Tigre, Nacional de Uruguay, Atlético Tucumán, Estudiantes, Unión, Ferro, Almirante Brown, Independiente Rivadavia, entre otros.

-¿Cuándo se pone en marcha la escuela de fútbol en Villa La Ribera?

-Durante enero y junio queremos organizar amistosos y torneos con otras escuelitas de la zona para que los chicos tengan una actividad recreativa en los fines de semana. Estaremos para transmitirle lo que hemos aprendido en el fútbol. Siempre con la idea de que se diviertan con la pelota y que tengan un lugar para estar contenidos con chicos de su misma edad. Aunque por ahora no pensamos en un proyecto para juveniles, sí pretendemos que los alumnos salgan a los 12 años con una formación que les permita probar suerte en otros clubes.

-¿Cuántos chicos necesita la escuela de fútbol para comenzar a participar de la Liga EFA?

-Creemos que con 60 jugadores podemos empezar a jugar. Aunque apuntemos a junio, si en marzo tenemos la suerte de hacerlo, mucho mejor. Todo dependerá de la convocatoria que tengamos y de las inscripciones.

-¿Por qué se eligió a La Ribera como lugar para instalar la escuela de fútbol?

-Porque estratégicamente es un lugar que está cerca de muchos lugares. Cerca del loteo de Andino que ha crecido mucho, cerca de Oliveros y Timbúes. A los papás les ofrecemos una alternativa más allá de los clubes tradicionales para que sus hijos vengan a aprender a jugar al fútbol en nuestra escuelita. Sin la competencia que existe en la Liga Sanlorencina. Acá no nos vamos a obsesionar por los resultados. Sí buscaremos formar jugadores dentro de un espacio de contención.

-¿Es mejor que los chicos puedan desarrollar sus aptitudes sin las presiones de conseguir buenos resultados?

-Eso fue lo que pasó en nuestro fútbol. Los formadores de jugadores adquirieron un protagonismo que yo creo que no fue correcto. Importaba más el resultado de una categoría que un jugador que llegó a primera haya aprendido a tirar centros con las dos piernas o a perfilarse. Si la enseñanza no viene en los primeros años, se hace muy difícil. Si el jugador no conoce dos o tres puestos no puede darle alternativas a un entrenador de primera. En inferiores se perdieron esas costumbres y los padres también somos responsables al querer que los chicos ganen y sean los mejores a cualquier precio. Newell”s y Central han perdido la impronta que tenían años atrás en inferiores. Hay que recuperar valores. En la escuelita de fútbol no buscaremos protagonismo con títulos. No nos interesa. Sí nos interesa que los chicos se vayan con algún aprendizaje deportivo. Hace falta dejar de buscar tanto el resultado y buscar la calidad del jugador.

-En la región han salido muy buenos jugadores.

-Sí, hay una cantidad impresionante de jugadores. Los futbolistas de nuestra generación tuvimos la suerte de jugar desde infantiles con un crack como Javier Mascherano. También con otro jugadorazo como Leandro Grimi. Sobresale el caso de Javier porque va a jugar su cuarto Mundial y para muchos juega en el Barcelona, el mejor equipo de la historia del fútbol. Y es nuestro. Cuándo éramos chicos, encendíamos el televisor y soñábamos con ser uno de esos futbolistas. Y Mascherano no sólo lo logró, sino que lo superó. Y hoy es la cara visible de un montón de generaciones de jugadores. Que haya salido de acá nos llena de orgullo a todos los sanlorencinos. Cada fin de año, cuando organizamos algún partido a beneficio con jugadores de la región, tenemos que armar dos o tres equipo de la cantidad de futbolistas que surgieron de la Sanlorencina. Tenemos mucha calidad futbolística. Y cada vez saldrán más jugadores si apostamos a que los chicos comiencen por divertirse con una pelota. Ningún niño de 6 años está preparado para que un técnico le diga ‘hoy jugás, mañana no jugás”.

-¿El fútbol transmite valores como ningún otro deporte?

-Son los valores que te acompañan durante toda la vida. En el fútbol se inculcan valores como el compañerismo, la solidaridad, apoyar al compañero en las situaciones malas y compartir los momentos buenos. En mi caso, de chiquito siempre tuve la ilusión de ser jugador de fútbol. A los chicos de la escuelita buscaremos guiarlos en esos valores.