En Rosario también marcharon contra la reforma previsional

''

Miles de personas marcharon ayer por el centro rosarino en contra de la reforma previsional y la represión que se desató en las inmediaciones del Congreso nacional antes y después de que se cayera la sesión en Diputados. A pesar del “freno” de la iniciativa oficial, persiste el estado de “alerta y movilización” ante la posibilidad de que el gobierno vuelva a la carga o, como circuló anoche, imponga su proyecto por un decreto de necesidad y urgencia (DNU).

En contraste de una jornada caliente y de extrema tensión política, la marcha en Rosario fue pacífica, multitudinaria y plural, aglutinando a todo el arco opositor al gobierno de Cambiemos.

“No a la reforma previsional”, “con los jubilados no”, “no al vaciamiento de la Ansés”, fueron las consignas estampadas en los carteles que encabezaron las columnas de manifestantes que arrancaron desde la Plaza San Martín y culminaron en la Plaza 25 de Mayo, en coincidencia con la marcha tradicional de los jueves de los organismos de derechos humanos.

Fue una gruesa y compacta columna que de unas tres cuadras, en las que confluyeron organizaciones políticas y gremiales como el Movimiento Evita, Nuevo Encuentro, la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (Ctep), Ciudad Futura, el PTS, Barrios de Pie, Miles, Amsafé Rosario, el Sindicato de Prensa Rosario (SPR), entre otras agrupaciones que hicieron oír su rechazo a la reforma jubilatoria.

A diferencia de los titubeos de la CGT, la mayoría de los gremios concentrados en la movilización reclamaban seguir con la lucha callejera hasta obligar al gobierno a retirar el proyecto o derrotarlo en el Congreso nacional.

La “unidad en la lucha” fue una de las consignas coreadas entre las organizaciones que, más allá de casos puntuales, no suelen coincidir electoralmente.

“Es importante seguir en la calle, estar alertas y movilizados, porque fue eso lo que posibilitó que se caiga la sesión en el Congreso o que muchos diputados de extracción peronistas no hayan dado quórum para este salvaje ajuste que piensa aplicar sobre el bolsillo de nuestros jubilados”, evaluó el concejal Eduardo Toniolli (PJ) en diálogo con LaCapital cuando la marcha ya daba sus primeros pasos por el centro rosarino.

La desconcentración, cerca de las 20, fue tranquila y organizada, pero con un toque de alerta: apenas el gobierno amague con su tratamiento, las calles se volverán a poblar con movilizaciones y protestas.