Cristina y Timerman pidieron el juicio político contra Bonadio

''

La ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner y el ex canciller Héctor Timerman denunciaron ayer al juez federal Claudio Bonadio ante el Consejo de la Magistratura por “prevaricato” y “mal desempeño”, luego de que los procesara por “traición a la patria” por la firma del memorándum de entendimiento entre la Argentina e Irán en relación con la causa Amia.

La presentación ante el órgano encargado de la selección y la remoción de los jueces fue realizada por los abogados Alejandro Rúa y Graciana Peñafort, y quedó radicada bajo el número 267/17, según informaron fuentes judiciales.

Los abogados realizaron una presentación de 40 páginas en la que promovieron el juicio político de quien procesó a la ex presidenta y al ex canciller, y les dictó las prisión preventiva en el marco de la causa penal iniciada a partir de la denuncia del fallecido fiscal especial del caso Amia, Alberto Nisman.

Rúa y Peñafort denunciaron a Bonadio, por un lado, por “la manipulación delictiva que se hizo de hechos y pruebas con destino a concretar” la imputación de traición a la patria, y, por otro, lo acusaron por “mal desempeño” por omitir deliberadamente concretar la prueba de descargo promovida y que desbarata la operación que se intenta en ese expediente”.

Además, lo acusaron de haber impuesto “una pena anticipada y cruel” respecto de Timerman, quien se encuentra bajo el régimen de prisión preventiva domiciliaria y padece un cáncer en estado avanzado contra el cual sigue un tratamiento por el que suele viajar a Nueva York (Estados Unidos).

Los abogados acusaron a Bonadio de forzar la Constitución nacional al imputarle a sus defendidos el delito de traición a la patria, que implica “unirse a sus enemigos prestándoles ayuda y socorro”.

“El concepto de traición es constitucional y no puede extenderse más allá de la definición del actual artículo 119”, sostuvieron los abogados, quienes destacaron, además, que la doctrina jurídica argentina establece “el presupuesto de una guerra o el hecho de confrontación bélica” para la imputación de este delito.

“La Nación argentina nunca declaró la guerra a Irán ni se preparó para defenderse bélicamente. Haber sido agredido no significa estar en guerra, sino sólo ser víctima de una agresión”, sostuvieron Rúa y Peñafort en el escrito.

Los defensores de la ex presidenta y el ex canciller sostuvieron además que “el juez denunciado omitió irregularmente la valoración de mucha prueba aportada y la concreción de otra”, como el llamado a declaración testimonial de Ronald Noble, ex secretario general de Interpol.

Noble dijo a través de distintos medios que la firma del memorándum de entendimiento entre la Argentina e Irán no implicaba la caída de las alertas rojas de Interpol, que aún pesan sobre los imputados iraníes por el atentado a la Amia, pero nunca declaró en el expediente judicial que lleva adelante Bonadio.

En su fallo de la semana pasada, el juez sembró dudas sobre el ex titular de Interpol, a quien acusó de ser un posible colaborador de los imputados en la supuesta maniobra de encubrimiento.

Los abogados Rúa y Peñafort acusaron a Bonadio de no utilizar los canales necesarios para lograr el testimonio de Noble en el marco del expediente en el que dispuso los procesamientos de Timerman y Cristina, entre otros.

La denuncia contra Bonadio será sorteada entre los miembros del Consejo de la Magistratura que integran la comisión de disciplina y acusación.

La ex presidenta Cristina Kirchner finalmente apeló ayer el procesamiento con prisión preventiva impuesta en su contra por el juez federal Claudio Bonadio en el marco de la causa por traición a la patria y encubrimiento por la investigación de la Amia.

La presentación estuvo a cargo de su abogado Alejandro Rúa, para que la Cámara Federal revise la medida impuesta por el juez de primera instancia, y lo mismo hizo respecto al embargo de 50.000.000 de pesos en su contra.

También apelaron ayer el ex líder de Quebracho Fernando Esteche y el supuesto representante iraní en la Argentina Jorge Khalil, quienes se encuentran detenidos en los penales de Marcos Paz y Ezeiza, respectivamente.Bonadio impuso el pasado jueves la prisión preventiva de Cristina Kirchner, Khalil, Esteche, Luis D”Elía, Carlos Zannini y el excanciller Héctor Timerman, este último con arresto domiciliario por sus problemas de salud.

El juez también procesó sin prisión preventiva y con prohibición de salir del país al ex jefe de la Agencia Federal de Inteligencia Oscar Parrilli; a quien era su segundo en ese organismo, Juan Marín Mena; a la ex procuradora del Tesoro Angelina Abbona; al diputado kirchnerista Andrés Larroque y al ex espía Allan Bogado.En su apelación, presentada a través de los abogados Graciana Peñafort y Alejandro Rúa, la ex mandataria sostiene que el procesamiento es “arbitrario” y tildó de “insólita” la acusación por traición a la patria.”La resolución cuestionada pretende acreditadas circunstancias que nunca existieron, como la reunión que se dice en Alepo, que nunca existió ni puede por tanto ser probada y resulta de una operación de inteligencia en verdad destinada a frustrar la superación de la controversia del caso”, señaló, a la par que acusó de “falso” que el memorándum de entendimiento con Irán haya obstaculizado el accionar de la Justicia.

“La firma del memorándum de entendimiento, su eventual aprobación por parte de los órganos relevantes de ambos Estados y su futura entrada en vigor no producían cambio alguno en el procedimiento penal aplicable, ni en el estatus de los requerimientos de captura internacional en cuestión”, remarcó la defensa.Los abogados apelaron también el procesamiento con preventiva de Timerman y señalaron que no existe argumento para decretar su detención, puesto que siempre estuvo a disposición de la Justicia.

Tras ser procesada por Bonadio, acusada de “impartir personalmente las instrucciones al resto de los imputados” para “favorecer a los acusados iraníes”, la ex presidenta había adelantado a través de sus abogados que no apelaría el procesamiento sino “las medidas restrictivas de la libertad” a fin de que el caso fuera elevado “en forma inmediata a juicio oral, público y televisado”.

Al final, la ex presidenta apeló su procesamiento con prisión preventiva

La ex presidenta Cristina Kirchner finalmente apeló ayer el procesamiento con prisión preventiva impuesta en su contra por el juez federal Claudio Bonadio en el marco de la causa por traición a la patria y encubrimiento por la investigación de la Amia.

La presentación estuvo a cargo de su abogado Alejandro Rúa, para que la Cámara Federal revise la medida impuesta por el juez de primera instancia, y lo mismo hizo respecto al embargo de 50.000.000 de pesos en su contra.

También apelaron ayer el ex líder de Quebracho Fernando Esteche y el supuesto representante iraní en la Argentina Jorge Khalil, quienes se encuentran detenidos en los penales de Marcos Paz y Ezeiza, respectivamente. Bonadio impuso el pasado jueves la prisión preventiva de Cristina Kirchner, Khalil, Esteche, Luis D”Elía, Carlos Zannini y el excanciller Héctor Timerman, este último con arresto domiciliario por sus problemas de salud.

El juez también procesó sin prisión preventiva y con prohibición de salir del país al ex jefe de la Agencia Federal de Inteligencia Oscar Parrilli; a quien era su segundo en ese organismo, Juan Marín Mena; a la ex procuradora del Tesoro Angelina Abbona; al diputado kirchnerista Andrés Larroque y al ex espía Allan Bogado. En su apelación, presentada a través de los abogados Graciana Peñafort y Alejandro Rúa, la ex mandataria sostiene que el procesamiento es “arbitrario” y tildó de “insólita” la acusación por traición a la patria. ”La resolución cuestionada pretende acreditadas circunstancias que nunca existieron, como la reunión que se dice en Alepo, que nunca existió ni puede por tanto ser probada y resulta de una operación de inteligencia en verdad destinada a frustrar la superación de la controversia del caso”, señaló, a la par que acusó de “falso” que el memorándum de entendimiento con Irán haya obstaculizado el accionar de la Justicia.

“La firma del memorándum de entendimiento, su eventual aprobación por parte de los órganos relevantes de ambos Estados y su futura entrada en vigor no producían cambio alguno en el procedimiento penal aplicable, ni en el estatus de los requerimientos de captura internacional en cuestión”, remarcó la defensa. Los abogados apelaron también el procesamiento con preventiva de Timerman y señalaron que no existe argumento para decretar su detención, puesto que siempre estuvo a disposición de la Justicia.

Tras ser procesada por Bonadio, acusada de “impartir personalmente las instrucciones al resto de los imputados” para “favorecer a los acusados iraníes”, la ex presidenta había adelantado a través de sus abogados que no apelaría el procesamiento sino “las medidas restrictivas de la libertad” a fin de que el caso fuera elevado “en forma inmediata a juicio oral, público y televisado”.