Críticas de concejales al atraso en el nuevo sistema de transporte

''

Luego de que la intendenta Mónica Fein reconoció ayer que la puesta en marcha del nuevo sistema de transporte sufrirá demoras en su implementación debido a complicaciones con el financiamiento del servicio y la caída gradual de los subsidios que recibe del gobierno nacional, representantes del arco político local elevaron fuertes críticas a esta postergación.

El nuevo sistema debía implementarse a partir del mes de enero, y ya la mandataria admitió severas dificultades para afrontar los costos de esta etapa. “El funcionamiento del nuevo servicio será un poco más paulatino de lo que esperábamos. No podemos hacerlo en forma inmediata, será un poco más gradual”, confió Fein.

De la misma manera, remarcó: “En las próximas semanas iremos informando cuáles serán los cambios, de acuerdo a los recursos que tenemos”. En ese sentido, enfatizó que “Rosario no puede soportar un valor del boleto de 17 pesos, como en otras ciudades. Eso sería un impacto imposible de asimilar”.

“Por eso, el proceso será paulatino. Excepto que aparezca un brusco cambio del paradigma de la distribución de los recursos a nivel nacional. Más allá de las reuniones que hemos tenido con la Nación, nos ratificaron que eso no sucederá. Es decir, Capital y el Area Metropolitana de Buenos Aires siguen teniendo más recursos que el interior. Mientras, el interior continúa soportando los aumentos y tiene que modificar sus tarifas”, aseguró la intendenta.

“Extraña sorpresa”

“La verdad es que estoy muy sorprendida con las declaraciones de la intendenta”, confesó la concejala Renata Ghilotti, que integró el Ente de la Movilidad. “Incluso, en las últimas reuniones que tuvimos, la información oficial era que estaban poniendo a punto al sistema para lanzarlo a partir de enero”, expresó la referente de Cambiemos.

Y agregó: “Como siempre, la excusa es que no llegan con el financiamiento, y la única salida que encuentran son los subsidios nacionales. En realidad, este anuncio nos extraña mucho, sobre todo la os que venimos trabajando hace años en la implementación del nuevo sistema”.

“Quizás fue un proyecto muy ambicioso, en el que se trabajó mucho desde el Concejo, con muy buena predisposición de todos los bloques políticos. Por eso, parece que fueron sólo anuncios de campaña sobre un servicio vital para el funcionamiento de la ciudad”, remarcó Ghilotti.

“Me parece que tiene que surgir el aporte de la provincia de Santa Fe, que está ausente en esta discusión”, exclamó la concejala.

“Abuso de campaña”

Por su parte, el edil justicialista, Eduardo Toniolli, apuntó que “esto se veía venir”, y denunció que “en el momento del proceso electoral se hizo uso y abuso de la discusión de supuestos cambios en el transporte, de las bondades del nuevo pliego, aun sabiendo que hay un problema central, que existía antes y se sigue manteniendo, que no lo cambia una norma”.

Y argumentó: “Acá hay un problema y una discusión de fondo que no se afrontó sobre el financiamiento del sistema de transporte. Agravado ahora porque se conoce la política del gobierno nacional en materia de subsidios, que se trata de un retiro progresivo a todas las áreas populares”.

Ante este intrincado escenario, Toniolli destacó que “la ciudad debería plantarse ante el Estado nacional con más vehemencia, y también hay que reclamar que la provincia de Santa Fe ponga más recursos en el transporte de los grandes centros urbanos, y eso ya lo votó el Concejo”. Y sumó: “Además, propusimos que la Legislatura provincial disponga una suba del 5 al 8 por ciento en la distribución del impuesto al sello, y buscar otras alternativas de financiamiento que no sea el bolsillo del usuario”.

“Esta es la realidad”

En tanto, el concejal Osvaldo Miatello, del bloque Compromiso con Rosario, confió: “Esto no me sorprende, porque cuando se hizo el anuncio en septiembre, expresé que tenía muchas dudas sobre la posibilidad de la implementación del nuevo sistema. Y también dijimos que la realidad del servicio de transporte la íbamos a ver luego del proceso electoral, y ahora la estamos viendo”.

“Parece que tenían necesidad de hacer anuncios, pero todavía hay muchos temas que no están resueltos. Evidentemente, más allá de los aumentos tarifarios y la modificación de la ordenanza que permite hacer ajustes cada tres meses, todavía no lograron un mínimo nivel de sustentabilidad para el sistema. Son muy malos estos cambios en las reglas del juego”, sostuvo Miatello.