Empresa de construcción invertirá US$ 350 millones

''

La cementera Loma Negra, controlada por el grupo brasileño Camargo Correa, le anunció a Mauricio Macri una inversión de US$ 350 millones para ampliar un 40% la capacidad de su planta principal, L”Amalí, ubicada en Olavarría. Es la primera expansión que realiza en 16 años y busca aprovechar el boom de consumo que comenzó con el nuevo gobierno y su apuesta a la obra pública.

La empresa ya empezó las obras, que tomarán dos años. Recién a principios de 2020 estaría lista. “Esos son los tiempos en todas partes del mundo”, cuenta Sergio Faifman, CEO de la petrolera.

La compañía está al borde de su capacidad instalada. Con sus 9 plantas puede producir 7 millones de toneladas, a los que se sumarán los 2,7 millones de la ampliación. El problema es que cualquier nueva inversión tiene que estar pensada para la demanda que habrá en los próximos tres o cuatro años, por el tiempo que tardan las obras.

A noviembre, el sector creció 12% y el ejecutivo calcula que seguirá en alza, con un 7% interanual en los próximos dos años “por la obra pública y los créditos hipotecarios. Hoy los hipotecarios van a departamentos terminados pero desde, el año que viene, creemos que tendrán impacto en las nuevas viviendas, por ejemplo las que son desde el pozo”, opina Faifman.

Un tercio de la inversión se pagará con parte de los US$ 1.090 millones que Loma Negra consiguió este año cuando vendió 40% de la cementera en las Bolsas de Buenos Aires y Nueva York. El resto, provendrá de créditos y fondos propios.

Detrás de la compañía, que tiene el 45% del mercado, se ubican la suiza Holcim, Cementos Avellaneda y Petroquímica Comodoro Rivadavia. Cementos Avellaneda, propiedad de la brasileña Votorantin y la española Molins, es la otra firma que está ampliando sus plantas para aprovechar las previsiones de crecimiento.

Loma Negra calcula que durante la construcción de la planta contratará a unos 1000 empleados y a otros 220 cuando esté operativa. Prevén facturar este año unos US$ 800 millones, un alza del 20% respecto de 2016. También están creciendo en hormigón, donde aumentarán un 40% la capacidad el año que viene, con US$ 5 millones, y en piedra granítica (que se usa para hacer hormigón), donde multiplicarán por dos la producción, a 1 millón de toneladas, con otros US$ 5 millones.

“La falta de piedra es el principal limitador en la construcción. Toda viene de Olavarría o Tandil, pero ahora la están trayendo de Córdoba, con el costo logístico que eso significa, porque no hay capacidad”, cuenta el CEO de Loma Negra. El año pasado y este, además, la empresa renovó la mitad de su flota de 140 camiones mezcladores.