Cómo perciben los jóvenes profesionales al empresariado argentino

''

El año 2020 está a la vuelta de la esquina, y con él una estadística profética que pronto se convertirá en realidad. Según un estudio de Universum Global que hace tiempo circula con ímpetu en notas de opinión y artículos sobre los millennials, esta generación se convertirá para el 2020 en el 50 por ciento de la fuerza trabajadora a nivel global. Es por eso que las empresas internacionales y locales buscan nuevas maneras de atraer estos nuevos talentos, pero, para alcanzar este objetivo, es primordial entenderlos.

En esta línea, una nueva investigación titulada “La Imagen del Empresariado Desde la Mirada de los Jóvenes” quiso desentrañar la percepción millennial sobre las empresas que los contratan. El estudio fue realizado por el equipo de IDEA Joven -dedicado a generar iniciativas y oportunidades para los jóvenes empresarios menores de 40 años desde hace más de una década- junto al equipo de Relevamientos de IDEA.

El informe fue realizado durante tres meses -entre julio y septiembre de este año- sobre un total de mil empleados provenientes de 220 empresas. Según los resultados obtenidos, el 71% de los jóvenes tiene una percepción positiva del empresariado argentino. Sin embargo, el 64% no se auto-percibe como parte del mismo.

Los motivos que llevan a que los millennials no se consideren parte de este grupo son tres: no formar parte de la toma de decisiones (46,3%); tener un perfil que no se asimila al de un empresario (28,9%); y no ser parte del directorio, accionista o dueño (23,2%). Según ellos, estos tres factores son los que separan a un empleado que es parte del empresariado y a otro que no lo es. Además, creen que formar parte significa tener un nivel jerárquico alto, que incluiría sólo a CEOs, directores y gerentes.

El hecho de que la mayoría de los participantes en el relevamiento no se auto-perciba como parte del empresariado cobra sentido si se analiza que también la mayoría de la muestra considera que sólo los puestos en los niveles jerárquicos altos de las empresas componen el empresariado y estos puestos representan sólo al 11% de los participantes. En ese sentido, también se observa que el porcentaje de quienes se consideran parte del empresariado es mayor entre aquellos que componen el nivel alto y desciende a medida que se desciende en jerarquía.

Por otro lado, aquellos que trabajan en empresas PyME se perciben en la mayoría (59%) como parte del empresariado, algo que, se puede suponer, se relaciona con el hecho de que en la distribución de jerarquía de los empleados, el nivel alto es aquel donde más representa la empresa PyME (30%).

Además, el nivel jerárquico alto se encuentra en su gran mayoría (90,2%) integrado por personas de entre 31 y 40 años. En tanto, se observa que las personas de este segmento etario consideran que el empresariado está conformado únicamente por el nivel jerárquico alto en mayor medida que los grupos más jóvenes (75% contra 65% entre aquellos de 18 a 25 años).

“Posiblemente con estos resultados, y como siempre propone IDEA Joven, se puedan rever ciertas prácticas en las empresas para lograr que los jóvenes profesionales ejerzan y sientan una mayor autonomía en su trabajo diario. Este estudio nos permitió hacer un diagnóstico de la situación y nos ofrece las herramientas necesarias para idear planes de acción acordes a la necesidad y requerimiento de cada empresa”, explicó en diálogo con Infobae Juan Pablo Scasserra, presidente de IDEA Joven y gerente de Banca de Empresas de HSBC Argentina.

Las mujeres poseen una visión más amplia con respecto a qué niveles componen el empresariado en comparación con los hombres, cuyas respuestas se concentran más en la categoría de nivel jerárquico alto. Además, la auto-percepción como parte del empresariado es mayor para las mujeres que para los varones, incluso cuando ellas poseen menor representación en el nivel jerárquico alto que los varones.

Es importante destacar que se observan diferencias relevantes en torno a la percepción del empresariado al analizarla según tamaño de la empresa donde trabaja el respondiente y según consideración de pertenencia propia al empresariado. En relación al tamaño, la percepción positiva es mayor para aquellos que trabajan en empresas PyME (83%) que para aquellos que trabajan en grandes empresas (69%). Con respecto a la pertenencia, entre quienes se consideran a sí mismos como parte del empresariado, la imagen positiva alcanza el 89%, mientras que entre quienes no se consideran a sí mismos como parte del empresariado, la misma llega al 60,4%, casi 30 puntos porcentuales menor.

Por otro lado, en el ranking realizado según el nivel de aporte a la sociedad de distintos grupos sociales y políticos, el grupo conformado por los empresarios se ubica en el segundo lugar, detrás de los científicos. Hay ciertas acciones en las que se percibe que el empresariado aporta menos valor, y en las que los jóvenes creen que se debería hacer hincapié: la financiación de programas sociales para poblaciones vulnerables, el trabajo para el mejoramiento del país, la visión de futuro y la inversión.

En coincidencia, estos aspectos fueron los que cobraron mayor relevancia en las respuestas abiertas sobre qué acciones debería llevar adelante el empresariado en relación con la sociedad, donde mayor compromiso con la comunidad, el ambiente y el desarrollo del país fueron las categorías más frecuentemente mencionadas. La generación de empleo de calidad y las oportunidades de desarrollo para los empleados también fueron muy valoradas.

“Fue importante observar que un porcentaje muy alto de los jóvenes encuestados tiene una visión positiva del empresariado argentino”, aseguró Scasserra. “En IDEA Joven generamos contenidos, iniciativas y oportunidades para que los jóvenes puedan desarrollarse personal y profesionalmente mediante diferentes acciones, acompañándolos en este proceso, por lo que esperamos que estos resultados sirvan como un diagnostico y un llamado a la acción para que cada empresa pueda idear e implementar prácticas para lograr una mayor sinergia entre las diferentes generaciones que conviven en una empresa”.

ib