Dos tumbas antiguas y secretas de Egipto abrirán por primera vez al público

''

Hace apenas unos días se dio a conocer la noticia de que arqueólogos egipcios habían descubierto una momia enterrada en una tumba que no había sido explorada en Luxor, a orillas del Nilo, según reportó AFP. La arqueóloga alemana Frederica Kampp había descubierto esa tumba y otra adyacente en los años 1990, pero no había llegado a adentrarse en los yacimientos.

Y ahora, en un intento para fomentar el turismo en un país que vio su cantidad de visitantes decrecer, Egipto abrió estas dos tumbas y pronto serán accesibles al público que llegue hasta este increíble destino. El ministro de Antigüedades de Egipto, Khaled al-Enany, fue el encargado de anunciar el descubrimiento en la necrópolis de Draa Abul Nagaa, cerca del conocido Valle de los Reyes, uno de los sitios turísticos más populares de este país.

“Es un día verdaderamente excepcional”, aseguró Khaled al-Anani cuando se anunció el hallazgo el 9 de diciembre. “Las tumbas privadas de la dinastía XVIII ya eran conocidas, pero es la primera vez que entramos a estas dos sepulturas. Además de objetos funerarios, los arqueólogos hallaron “una momia envuelta en lino” que podría llegar a ser “un alto funcionario o una persona poderosa” de la sociedad antigua egipcia.

La tumba podría pertenecer a “una persona conocida como Djehuty Mes, cuyo nombre aparece en uno de los muros” o “al escriba Maati, puesto que su nombre y el nombre de su esposa Mehi están inscritos en 50 conos funerarios hallados en la cámara rectangular de la tumba”, aseguró en diálogo con AFP.

Ambas tumbas fueron registradas con números por Kampp, y datan posiblemente de la época del Nuevo Reino, hace unos 3.000 años. Desde el descubrimiento de Kampp “ambas tumbas habían permanecido intactas” hasta que la misión arqueológica inició sus trabajos.

Todavía no se dio a conocer cuándo exactamente los turistas podrán acceder a este sitio arqueológico. Además, una de las tumbas todavía no fue excavada por completo. Sin embargo, el anuncio llega como parte de un esfuerzo del gobierno egipcio para mejorar los preocupantes niveles de turismo, que se desplomaron en el 2011.

La inestabilidad política, luego de la revolución de 2011, la destitución del presidente Hosni Mubarak y la del presidente islamista Mohamed Mursi en 2013, así como la amenaza terrorista hicieron huir a los visitantes extranjeros. La cantidad de turistas cayó de 14 millones en el año 2010, según cifras del Banco Mundial, a menos de 6 millones en el 2016. De esta manera, las autoridades buscan a toda costa volver a fomentar el turismo, no sólo por el bien económico de este país, sino para la preservación de su invaluable patrimonio histórico.

En enero de este año, en medio de una crisis económica sin precedentes y por falta de turistas, se anunció al mundo que Egipto estaba lidiando con graves dificultades para preservar su increíble patrimonio histórico. El ministerio de Antigüedades, que se financia en parte con los derechos de ingreso a los museos y sitios históricos, no tiene recursos. “Desde enero de 2011 (…) nuestros ingresos cayeron. Esto impacta en el estado de los monumentos”, explicó a la AFP el ministro de Antigüedades, Jaled el Enany.

Además, se están realizando grandes inversiones en seguridad aeroportuaria y para que la libra egipcia alcance cifras más bajas (una libra egipcia equivale a 50 centavos de dólar), para atraer a turistas extranjeros.

ib