Proyecto para regular la venta de cerveza artesanal

''

Con la explosión de la cerveza artesanal, surgió la preocupación por las condiciones en que se produce y se vende el producto. Para llenar este vacío, legisladores del bloque oficialista de la Legislatura porteña Vamos Juntos, presentaron un proyecto para regular la venta de cerveza artesanal, así como su fraccionamiento y recarga.

El proyecto, firmado por los legisladores Roberto Quattromano, Francisco Quintana, Daniel Del Sol, Cristina García y Mercedes De las Casas, pretende “garantizar la higienización de todo el sistema de fraccionado de cervezas y de los envases que se utilicen para dispensarlas a granel, tanto las cervezas tiradas con el modo de choperas como las artesanales que se fraccionan a pedido del consumidor y que pueden ser envasadas para su consumo fuera del comercio”.

“Lo que buscamos es darle un marco regulatorio a una actividad que crece a pasos agigantados en la Ciudad y notamos la ausencia de una normativa que la contemple. Es una iniciativa positiva tanto para vendedores como para consumidores”, dijo al diario La Nación Quattromano, autor del texto.

El proyecto establece que los responsables de los establecimientos habilitados “deberán aprovisionar sus máquinas de expendio de cerveza tirada o artesanal con los robinetes, las canillas y los demás elementos del sistema de fraccionamiento, fabricados en acero inoxidable o aluminio convenientemente tratado para no alterar el contenido. Los recipientes accesorios también podrán estar fabricados en vidrio. Las tuberías podrán ser de manguera atoxica mallada u otros materiales permitidos y aprobados por la autoridad de aplicación, según las especificaciones del Código Alimentario Nacional”.

Sobre el sistema de rellenado de envases, el texto establece que los envases o recipientes provistos por los clientes para la compra de cerveza deberán ser de vidrio o de acero inoxidable con tapa hermética. “Los usuarios que provean sus propios envases o recipientes para obtener la cerveza artesanal serán responsables de higienizarlos previamente conforme las normas y recomendaciones de salubridad vigentes, a fin de asegurar la eliminación de elementos patógenos, y certificar la limpieza interior y exterior de los mismos en procura de resguardar la calidad y conservación adecuada del producto”, señala el proyecto.

Respecto a los envases que provea el local, la norma establece que los growlers “podrán ser de vidrio y además se permitirá el expendio en envases descartables”. El proyecto establece que todo el proceso de llenado, sellado y precintado de la cerveza deberá realizarse a la vista del público y bajo la supervisión directa del comprador. “Dicho procedimiento deberá reglamentarse para que se asegure la inviolabilidad del envase, evitar la adulteración de su contenido y mantener la pureza de la bebida mientras el recipiente no sea abierto para el consumo”, señala el texto.

PUNTO BIZ