Dos ancianos heridos al prenderse fuego su departamento

''

Un incendio desatado ayer temprano en un edificio de avenida Pellegrini 1534 terminó con un matrimonio de edad avanzada herido, la mujer de gravedad, y generó un gran susto en el consorcio. Pese al pánico inicial, la inspección realizada por Obras Particulares del municipio verificó que las llamas no causaron daños estructurales, por lo que los propietarios e inquilinos pudieron regresar a sus departamentos. El único que quedó con daños graves fue el que habitaba la pareja, en uno de cuyos dormitorios comenzó el fuego.

Los ancianos, Petrona Pignale, de 95 años, y su esposo Orlando Orietta, de 94, vivían en el 10º piso “B”. Por causas que ahora deberá establecer un peritaje de Bomberos, poco antes de las 7 de ayer el fuego copó uno de los cuartos de la unidad.

El miedo ganó el edificio, cuyos habitantes huyeron como pudieron a la calle mientras llamaban al 911. En el balcón del 10º los vecinos lograron identificar las figuras del matrimonio mayor, envueltas en humo.

A socorrerlos llegaron en no más de cinco minutos dos dotaciones de Bomberos Zapadores y después una de Voluntarios. Poco antes, personal del Comando Radioléctrico tuvo que romper la puerta del departamento porque como era reforzada dificultaba el acceso al interior para socorrer a la pareja.

Cuando finalmente lograron ingresar, los bomberos pudieron llevar la manguera por las escaleras para empezar a apagar el incendio, que destruyó los dos dormitorios y el baño, causando en cambio muy poco daño en la cocina —apenas ennegrecida— y el comedor.

De inmediato la pareja fue bajada por los bomberos hasta las ambulancias que esperaban abajo.

Uno de los directores del Sistema Integrado de Emergencia Sanitaria (Sies), Cristian Bottari, detalló a La Capital que los médicos debieron entubar de inmediato a la mujer, que fue la más afectada por quemaduras e inhalación de monóxido de carbono.

Dada la gravedad de sus lesiones, fue trasladada en primer término al Hospital de Emergencias Clemente Alvarez (Heca), mientras que su esposo quedó internado en el sanatorio Plaza, intoxicado por humo, pero con una condición estable.

El titular del Heca, Néstor Marchetti, relató que la anciana presentaba quemaduras en piernas y rostro, y quedó en asistencia respiratoria mecánica. A las 8.10 fue derivada también al Plaza.

No fueron los únicos perjudicados por el humo. De hecho, otras dos personas también sufrieron un principio de asfixia y fueron atendidas por el Sies en el lugar. Y hasta que los Bomberos culminaron sus tareas, un móvil del servicio permaneció apostado en la cuadra.

Sin embargo, la calma regresó pronto al edificio, cuando se comprobó que, fuera del drama sufrido por el matrimonio del 10º piso B, el fuego no había causado más daños.

El inspector de Obras Particulares, Carlos Hyon, detalló que el edificio “no tiene daños estructurales”, ya que el fuego sólo quemó mampostería y el cielorraso del departamento, “dejando a la vista la losa de hormigón”, y apenas causó una pequeña fisura por donde se filtró el agua de los Bomberos en el 9º.

En el resto de la torre el incendio no causó mayores daños y por eso los vecinos pudieron regresar rápidamente a sus hogares.