De Vido declaró en la causa por la ampliación de gasoductos

''

Julio De Vido declaró desde la cárcel de Marcos Paz, en donde se encuentra detenido desde el 25 de octubre, en la causa en la que se investigan sobreprecios por la obra de ampliación de gasoductos adjudicada a la empresa brasileña Odebrecht. Lo hizo por videoconferencia ante el juez Daniel Rafecas.

Su defensa, a cargo de Maximiliano Rusconi y Gabriel Palmeiro, emitió un comunicado explicando que el ex ministro de Planificación del kirchnerismo “no ha tenido intervención en el marco de los trámites correspondientes a las obras que fueran asignadas a la empresa privada Norberto Odebretch” sino que es citado a declarar “por haber detentado el cargo de Ministro de Planificación, Obras Publicas y Servicios de la Nación entre los años 2003-2015”.

Los letrados argumentaron que De Vido no pudo tener intervención en la adjudicación de la obra porque en 1992 “el mercado de energía fue privatizado y pasó a regirse por un régimen privado con participación estatal”. Por ende, entienden que el ex funcionario “no formaba parte del ámbito de ejecución”.

“Yerran al entender que se aplican normativas propias del proceso de obra pública nacional en un ámbito que desde 1992 resulta privado, siendo que ninguna de las obras de ampliación del circuito de gas natural fue llevada adelante con fondos del tesoro nacional, sino con un sistema de open season y roll-in propios de las características del sistema”, agregaron.

Asimismo, rechazaron de plano la acusación: “Nada decía la infundada resolución del Señor Juez acerca de la manera en la que el supuesto ”plan delictivo” podría vincularse con las supuestas acciones de negociaciones incompatibles que, por supuesto, el magistrado ni describe ni puede describir. Es que no hay un solo elemento en la causa que sostenga la imaginativa hipótesis de la acusación”. Al respecto, pidieron que De Vido sea ” desvinculado definitivamente” de las acusaciones.