La Justicia debe definir la habilitación de un bar en barrio Martín

''

Todo quedó en foja cero para acodar la apertura del ex bar Munich, al pie de la barranca del parque Urquiza. Los vecinos litigantes de barrio Martin y los abogados de la Municipalidad no se pusieron de acuerdo en la audiencia de conciliación convocada por el juez civil y comercial Nº14 Marcelo Quaglia. El magistrado había citado a las partes en relación a una medida cautelar planteada bajo la ley 10 mil de intereses difusos, donde los ciudadanos exigen que la apertura del espacio público bajo la figura de restobar, cafetería y sanguchería. La concesión tiene la habilitación oficial como salón de eventos con seis actividades bailables al mes autorizadas.

El 27 de noviembre pasado, un grupo de vecinos de barrio Martin presentó un recurso judicial para que la Justicia acepte el pedido para que el bar Ex Munich (Necochea y avenida Libertad) retrotraiga las condiciones en las que fue adjudicado a la firma Cuatromasuno.

En el escrito, avalado por 250 firmas, se solicitó la exclusión de la concesión del rubro salón de eventos y que se impida la puesta en marcha de un decreto que autoriza al concesionario a realizar seis eventos al mes.

En 2011 la licitación fue declarada desierta. En otra nueva convocatoria, el 12 de junio de 2013, Cuatromasuno (a cargo de los bares Queens) se alzó con la concesión por un plazo de 10 años y un canon mensual de 10 mil pesos.

Tras cuatro años de idas y vueltas y con el local cerrado, comenzó un debate público por el rubro salón de eventos que figura en los pliegos. A ello se le agrega el decreto 198 suscripto por el secretario de Gobierno, Gustavo Leone, que faculta a Cuatromasuno a realizar un máximo de seis eventos mensuales, bajo la autorización de Inspección General, y en la planta baja, donde funcionará el restaurante que mira a la barranca.

Por decisión del juez Quaglia, un grupo de cuatro litigantes acudió a Tribunales, al igual que la secretaria Legal y Técnica, Carmen Donadío, y el director de Asuntos Jurídicos del municipio, Alejandro Schvartzman.

Según el vocero vecinal Arturo Guaita, el planteo judicial se basa en tres puntos. “Dentro de la ordenanza 7.218 (de espectáculos públicos) no existe el rubro salón de eventos con el que se quiere habilitar el bar. El pedido de los seis eventos musicales se funda en el artículo 36 de esta ordenanza, que regula actividades bailables para Asociaciones Civiles sin fines de lucro. Y luego el decreto 51.096 del Concejo Municipal, que avala nuestro pedido”, enumeró.

Sin solución

En concreto, y con el patrocinio del abogado Luciano Carbajo, se solicita se circunscriba la habilitación al decreto 2.670 del 2011, donde se habilita a un bar con cafetería, sanguchería y comidas rápidas.

Donadío fue concreta y breve. “Seguirá el juicio. Cada uno defiende sus derechos, es una postura comprensible. Fue una audiencia amigable, pero no hubo situación conciliable”, indicó.

El Ejecutivo tiene previsto responder hoy por escrito ante el juzgado de Quaglia. El magistrado prorrogó su dictamen hasta tanto tenga la respuesta del Palacio de los Leones. Justamente, los asesores legales refrendarán los actos administrativos, se aclararán algunos conceptos en relación a la concesión y a la adjudicación, de la que se intentará probar que no existen inconsistencias.

Guaita contrastó su postura. “Noté representantes municipales muy cerrados y poco conciliadores, nos fuimos angustiados porque no se nos escuchó y se mantuvo una postura intransigente en la futura habilitación”.