La pobreza le dijo al presidente que goza de buena salud

''

Es más el pormenorizado estudio del observatorio de la UCA dice que: los pobres se empobrecieron más y los ricos se enriquecieron más. Una familia hoy para dejar de ser pobre debe realizar un esfuerzo económico de un 34 % más al que venía realizando, significa anexar a lo obtenido $ 4500. Mala noticia para la evaluación del Presidente.

El Presidente a mitad de su mandato dijo algo políticamente incorrecto, cuando habló desde su percepción: “si cumplimos el sendero de bajar el gasto público y el déficit,  (la economía) no va a estallar”. Y agregó “Argentina gasta cerca de 500.000 millones de pesos más por año de lo que recauda”.

Resulta notorio ver como el Presidente se está carcomiendo el principal capital político que lo acompaña desde el 2015 y amplió hace apenas mes y medio: la esperanza de sus votantes. La respuesta tal vez esté en analizar que Cambiemos llegó al gobierno con un marketing impresionante y lo acrecentó, pero sin contenido político, sin plan. El contenido se lo dio la gente con su esperanza y su tolerancia. Queda claro una vez más, que no se puede arribar a la conducción de un país sin un plan que explique los objetivos a transitar y el rumbo elegido para tal fin. Es decir el qué, el para qué y el con qué.

Es de estilo (tristemente aceptado) que los gobiernos en Argentina responsabilicen a los anteriores de todos sus fracasos. Sólo Cristina de Kirchner no lo hizo por razones obvias.

Es cierto que los militares le dejaron al Dr. Alfonsín un desastre económico junto a una precaria estabilidad institucional que Alfonsín convirtió en fortaleza de arranque con el Juicio a las Juntas. Sabemos que el final del gobierno radical fue acompañado por una enorme hiperinflación, motivo que utilizó el Dr. Menem para justificar esa realidad, pero también fue su manto cobertor para todos sus yerros. De la Rúa lo hizo con Menem. Duhalde justificadamente. Kirchner que ya había recibido el panorama despejado por Duhalde y Remes Lenicov lo usó hasta que se fue; todos bajo la remanida exculpación de “la herencia recibida”. Así llegamos a Mauricio Macri quien no dijo, pero dice que el problema es la herencia. Todos tienen su porción de verdad, pero todos sabían lo que les esperaba, y si no lo sabían fueron temerarios por atreverse a ocupar  espacios sin estar preparados.

A 34 años de la continuidad democrática en Argentina se sigue discutiendo cómo sostener la vida. En el ´83 fue saber qué hicieron con los desaparecidos y contener a los vivos. Hoy debiese ser cómo lograr que ese 48% de niños de 0 a 14 años, se los incluya y apurar la atención antes de los 3 años para que la desnutrición no malogre su potencialidad para siempre.

Sin embargo los medios afines a este gobierno hacen que la caída del kirchnerismo quite atención a la realidad injusta que viven  los más desprotegidos. A propósito, debiese ser atributo de una oposición seria, marcar esta realidad (la que viven los empobrecidos) y proponer atenuantes para que no se agudice. Sin embargo el peronismo hegemonizado por el senador Pichetto convalida el esfuerzo que deberán hacer los otros a los que él con sus actos condena, sin siquiera preguntar para qué este esfuerzo de pobres, pobres jubilados y clase media. El gran enemigo hoy en Argentina es la exclusión porque la exclusión admite invisibilidad. Si no conmueve lo que se ve: gente comiendo de la basura y ni siquiera comiendo como el 4% de los argentinos, es imposible que conmueva lo que no se ve. 

La CGT parece limpiar su conciencia diciendo que “rechaza de plano” el proyecto previsional y fiscal.(¿?).

Para analizar el  tema previsional debiera llamarse a expertos y antes de ningún cambio realizar un informe y una propuesta para que el Congreso lo estudie. Se discute una vez más la forma y no el contenido. El tema principal es que  60% de los jubilados cobra un haber mínimo que no llega a cubrir el 40% de una canasta absolutamente desactualizada de $16.000-  El Dr. Juan Marcos Aviano ha medido canasta básica e inflación para Rosario y Capital Federal: la canasta básica para una familia rosarina es de $ 27.209, en Capital Federal es de $ 37.288. El aumento inflacionario de la canasta en estos 11 meses da prácticamente igual en ambos conglomerados: un 26.1% contra un 26.4%. Mientras tanto horroriza que por lebacs el país deba tener disponible U$S 66.600 millones por si todos los inversionistas lebacs decidiesen al mismo tiempo retirar lo invertido.  El monto de las Lebacs impresiona. Hay que contar once ceros de derecha a izquierda  luego ponerle el número dos y a éste imponerle el número uno: 1.200.000.000.000 pesos o sea más de un millón de millones. Y pensar que todos estos ceros no generan empleo, no es capital productivo, es sólo especulación financiera. 

Después de tantos ceros  que el Congreso discuta horas entre $ 7.600 ú $ 8.200 de un haber jubilatorio, es lamentable. Como ya lo expresé es necesario analizar seriamente el tema previsional. Sin generación de empleo y sin aportes de los trabajadores no hay sistema previsional que aguante. Argentina debiera utilizar su entramado industrial algo alicaído y trabajar de la mano de la educación. Las escuelas técnicas con salida laboral en oficios. Las economías regionales con facilidad crediticia, innovación tecnológica y laboral. El Presidente habla de sueños, pero los sueños deben contener realidades palpables, de lo contrario estará sembrando el camino de un retorno no querido: el del populismo.