Vialidad Provincial suma acuerdos para reforzar los controles de carga

''

Autoridades de la dirección provincial de Vialidad (DPV) y del Túnel Subfluvial “Raúl Uranga-Carlos Sylvestre Begnis” firmaron un convenio por el cual la DPV podrá efectuar controles de carga en la jurisdicción santafesina del viaducto. El acuerdo se suma a otros alcanzados con municipios, comunas, con consorcios viales y con el fideicomiso público a cargo de la Autopista Santa Fe Rosario. 

El titular de Vialidad, Pablo Seghezzo, explicó que también se realizan inspecciones de balanza en rutas y se audita a los receptores de carga, e hizo un llamado respecto de la “problemática de exceso de carga ya que, además de constituir un peligro para la seguridad vial, reduce sensiblemente la vida útil de los pavimentos”.

Seghezzo dijo que desde el gobierno provincial “llevamos adelante el plan vial más grande de nuestra historia: Santa Fe es la provincia con más obras viales de todo el país y el gobierno lleva invertidos 12.600 millones de pesos para potenciar las rutas”.

Asimismo, añadió que “estamos realizando estrictos controles de carga para preservar nuestras rutas. Las obras que ejecutamos en rutas provinciales se diseñan para que brinden un buen servicio durante su vida útil y cuando los transportes de carga circulan con sobrepeso (deteriorando la traza), la vida útil de nuestras rutas se reduce de manera exponencial”. También explicó que “si el exceso de carga es del 50%, la vida útil de la ruta será cinco veces menor a lo proyectado”.

Actualmente, la provincia cuenta con 10 patrullas de control que trabajan las 24 horas. Un caso paradigmático es el puesto permanente apostado en Tostado, donde llega por rutas nacionales gran parte de la producción de Chaco, Santiago del Estero y del noroeste argentino, y confluyen en las rutas provinciales 2 y 17, donde lamentablemente se registran los mayores excesos de carga de toda la provincia.

 

Operativos

Se dividen en dos ejes: por un lado, las inspecciones de balanza en ruta, durante las cuales la tarea consiste en obtener el pesaje del camión con balanzas digitales móviles; y, por otro lado, con los operativos de receptores de carga, en los que la información de balanzas privadas permite declarar el peso total del material transportado.

“Cambiamos el paradigma de los controles: veíamos que muchos camioneros se avisaban cuando veían un control sobre la ruta. Por ese motivo, ahora también auditamos directamente al receptor de carga”, contó el responsable de la DPV. Este tipo de controles consisten en inspeccionar a las empresas acopiadoras de cualquier tipo de mercadería (cereal, arena, piedra, chatarra, carbón), pidiéndoles los comprobantes (factura, remito, carta de porte, ticket de balanza) de todas las descargas que tuvieron desde el último control.

También se ha empezado a usar tecnología de punta con la incorporación de balanzas dinámicas; actualmente la DPV cuenta con seis apostadas en diferentes tramos de ruta. Esto permite cuantificar la circulación de camiones y su peso, elementos de análisis para saber a dónde apuntar los operativos de carga.

Desde el inicio de los controles, hace un año, se han sancionado a más de 1100 transportistas, acopiadores y receptores de carga, generando multas por más de 72 millones de pesos. “Seguiremos endureciendo los controles y la normativa”, dijo Seghezzo, quien recordó que ya se elevó el proyecto de la nueva Ley de Cargas. “Estamos totalmente decididos a erradicar el exceso de peso en las cargas en la provincia de Santa Fe, es la única manera de dar sustentabilidad en el tiempo a este gran plan vial”.