Este año hubo 31 fiestas electrónicas en Rosario

''

El viernes pasado en el boliche Blue se realizó la última fiesta electrónica del año, desde que se implementó en febrero pasado el protocolo de seguridad para este tipo de encuentros masivos en Rosario. A lo largo de estos diez meses, se concretaron 31 en loss participaron unas 50 mil personas, estimaron fuentes oficiales.

La trágica fiesta electrónica en Punta Stage (Arroyo Seco) el 1º de enero pasado, donde dos jóvenes fallecieron —y con el antecedente fresco de Time Warp en Buenos Aires a mediados de 2016—, provocó la suspensión de este tipo de encuentros masivos en la región. Frente a esta situación, los gobiernos provincial y municipal establecieron más controles de seguridad e incluyeron mayor asistencia en el área de salud.

La fiesta del viernes en el boliche de avenida Colombres 1756, con unos 2.000 asistentes, terminó “de muy buena manera y solamente hubo un caso de traslado al hospital Alberdi de una persona de unos 40 años que se estabilizó rápidamente y pudo salir por sus propios medios, fuera de peligro”, precisó el secretario de Control y Convivencia Ciudadana municipal, Gustavo Zignano, en una de sus últimas declaraciones en esta cartera antes de asumir hoy en la Secretaría General en lugar de Pablo Javkin, que integrará el Concejo.

El boliche bailable Blue y el salón Metropolitano concentraron la mayoría de las fiestas electrónicas durante 2017.

Según el funcionario, a lo largo de estas treintena de eventos no hubo afectados graves, sino sólo atenciones médicas puntuales. “Hemos tenido menos de una decena de personas que presentan signos de descompensación y, principalmente, de manera preventiva fueron trasladas por el servicio de emergencias y rápidamente atendidas, volviendo a su casa en un corto tiempo”, detalló.

Estas situaciones pudieron estar vinculadas por los cuadros generados por consumo de pastillas, probablemente en un ambiente privado, antes del evento, ya que el expendio disminuyó en el interior al borde de ser casi nulo a partir de la fuerte presencia de los tres niveles de Estado.

Diego Tejedo, coordinador médico de la firma Vittal, que realizó la mayoría de las coberturas en las fiestas electrónica, consideró que “existe una relación inversamente proporcional entre la calidad del control y la cantidad del consumo”. Resaltó el trabajo conjunto con el Sistema Integrado de Emergencia Sanitaria (Sies) y el Hospital Centenario.

La ciudad cuenta con un procedimiento de control por el que la Municipalidad fiscaliza la organización y el desarrollo de eventos masivos de hasta 3.500 asistentes. Se trata de un protocolo impulsado por la gestión provincial en febrero pasado luego de las muertes ocurridas en Arroyo Seco durante una fiesta en Punta Stage.

Desde entonces, las municipalidades y comunas santafesinas ponen en práctica una serie de medidas en cada uno de estos eventos, que permiten aportar condiciones más seguras a los asistentes.

Protocolo

Elaborado junto con la Secretaría de Salud Pública y en coordinación con los productores y/o organizadores de fiestas masivas, así como los titulares de los locales habilitados, el protocolo es coordinado por el municipio con el Ministerio Público de la Acusación, el Ministerio de Seguridad y Fiscalía Federal, para prevenir el ingreso y consumo de drogas y elementos que pudieran revestir peligrosidad al lugar.

Es por esto que el procedimiento incluye la presencia de gendarmes nacionales a fin de colaborar con la seguridad del entorno, así como personal de la Dirección General de Prevención y Control de Adicciones para ejecutar cacheos a los asistentes, varones y mujeres por separado, arrojando a cestos los elementos que pudieran resultar sospechosos por inseguros o ilegales. Integran estos procedimientos agentes de la Policía de Investigaciones (PDI) y Brigada de Explosivos. Cabe destacar que el protocolo requiere la contratación de 36 agentes policiales adicionales y también de Promotores de Convivencia que se encargan de difundir los riesgos del consumo realizando un trabajo de concientización y prevención in situ.

En las afueras también se disponen tres ambulancias de alta complejidad con médicos para la atención y posible traslado a centros asistenciales de personas afectadas en su salud. También se concretan tests de alcoholemia y narcolemia y fiscalizaciones de documentación y elementos de seguridad a conductores en operativos dispuestos estratégicamente.