A Central solo le queda esperar por la Sudamericana

''

La participación de Rosario Central en el semestre llegó a su fin y la partida hacia las vacaciones fue de la mejor manera: con un triunfo en el clásico. Pero la alegría por esta victoria durará un tiempo prudencia y después de que las revoluciones vuelvan a su ritmo habitual, cuerpo técnico y dirigentes deberán analizar cuáles serán los pasos a seguir para hacer que el 2018 entregue mejores réditos que el año que se está yendo. Y en eso mucho dependerá lo que ocurra el miércoles en Río de Janeiro en la final de la Copa Sudamericana entre Flamengo e Independiente (1-2 la ida).

Hoy parece raro hablar de eso, pero es una chance concreta que se le presenta al canalla, la última por cierto. Para meterse en esa competencia internacional el Rojo sí o sí deberá coronarse campeón. Si gana Flamengo el canalla no podrá jugarla. Y de lo que ocurra con ese partido se actuará en consecuencia.

Igual no se alteraría demasiado la ecuación en lo que hace al armado del plantel. Es que en el primer semestre se juega una sola llave (partido de ida y vuelta), ya que la competencia se parará hasta después del Mundial de Rusia.

Por supuesto que en el medio habrá un libro de pases en el cual moverse. Porque Leo Fernández seguramente solicitará la llegada de algunos refuerzos, por supuesto después de hacer un análisis minucioso de qué es lo que tiene y qué es lo que necesitará para intentar darle algo más de forma al equipo.

Y esto último también incluirá la decisión sobre algunos futbolistas en particular para ver si seguirán en el club o si se los intentará negociar. Gustavo Colman, por ejemplo, es uno de los casos emblemáticos. A esta altura está más que claro que el volante no es del gusto del entrenador y que podría haber una rescisión de contrato. Pero hoy es aventurado tirar alguna sentencia al respecto.

Por lo demás, la llegada de una oferta por algún futbolistas será otro de los casos a atender. Federico Carrizo es uno de los jugadores por quien se cree podría haber algún interés.

Pero para todo ello habrá tiempo. Primero deberá llegar la reunión de la dirigencia con Leo Fernández para que el actual DT quede oficializado para el año que viene y después sí programar. Por lo pronto, los jugadores ya entraron de vacaciones y lo hicieron con un envión importantísimo desde lo anímico y emocional.