Detalles de “la bandera más larga del mundo”

''

La pasión futbolera, a veces, se mide en tamaño. Cuánto más grande, más alto, más fuerte, mucho mejor. Más allá de estrellas, pergaminos y trofeos, la identidad tiene un efecto extraordinario en el juego del folclore. En la antesala del clásico más visceral de nuestro medio, el impacto se trasladó a las tribunas. Rosario Central anticipó el estreno de “la bandera más larga del mundo”, todo un símbolo en el terreno de la efervescencia rosarina. Es un trapo de seis partes, de 500 metros de largo por 40 de ancho. Algo así, como casi, casi, todo el escenario: ocupa tres de las cuatro tribunas.

La bandera abarca la popular de Regatas, la platea que da al río, la tribuna de la calle Génova y buena parte de las plateas. Todo fruto del trabajo de unos 400 hinchas, que estuvieron días antes en la confección y en el armado del operativo. No sólo se trató del juego de las pasiones: organismos de seguridad y la central de bomberos local debieron dar el visto bueno para esta aventura, de pocos minutos, pero que lleva largos días de producción.

Más allá de las polémicas por el tamaño -Nacional, de Montevideo, asegura que su bandera, verdaderamente la más grande, está en el libro Guinness y fue estrenada en abril de 2013-, se conocieron otros detalles. Por ejemplo: la bandera tiene en su interior obras de artistas callejeros, que mediante acuarelas crearon el escudo de Central, el Monumento a la Bandera, la reseña “Los Guerreros” (la barra brava), el año de su fundación, 1889, y el escudo del Partido Justicialista. Desde hace largos años, la hinchada canalla no oculta su simpatía por esa agrupación política, en banderas y cánticos. Otros detalles aportan más nombres propios: para costear los 800 mil pesos de la bandera habrían colaborado ángel Di María, Ángel Correa y Ezequiel Lavezzi. Tres reconocidos canallas.