El ex Unión Martínez palpitó el clásico rosarino

''

A fuerza de buenas actuaciones Mauricio Martínez se ha convertido en uno de los jugadores más regulares de Rosario Central. Y más importancia ha obtenido gracias a la nueva posición que ocupa en la zaga central desde la llegada de Leonardo Fernández.

Caramelo habló tras el entrenamiento de este martes a la mañana y brindó sus sensaciones de cara al Clásico del domingo frente a la Lepra.

“No sé si alguno de los dos equipos tiene más presión, nosotros venimos en levantada y nuestra gente se merece esa alegría. Si estamos concentrados y hacemos bien las cosas van a quedar los tres puntos en casa. Sabemos que si tenemos la valla en cero, en cualquier momento podemos meter un gol. Eso es importante para los defensores y nuestro arquero. Los clásicos se juegan al 150 por ciento”, opinó Martínez. Y rápidamente agregó: “Hay que estar atentos y concentrados los 90 minutos. Si lo logramos, vamos a sacar un buen resultado”.

Más tarde hizo referencia al clásico rival y declaró: “Sabemos que tienen jugadores importantes”. Pero sin embargo añadió: “Nosotros también tenemos nuestras armas y sabemos a lo que jugamos. Hay que estar tranquilos y si hacemos un buen partido los tres puntos van a quedar en casa”.

-¿Cómo te imaginás el partido?

-Va a ser un partido muy duro, ellos no van a querer regalar nada y nosotros vamos a salir a presionarlos como nos pide nuestro técnico. Esperemos hacer un buen partido para darle alegría a nuestra gente.

-¿Cómo llegan al Clásico?

-Desde lo anímico estamos muy bien, tuvimos dos victorias muy importantes ante rivales de jerarquía y eso nos fortalece como grupo y más ante este partido que va a ser muy especial para nosotros.

-¿Te arrepentís de no haberte establecido como marcador central desde que llegaste al club?

-No me arrepiento de nada, trabajo para mejorar día a día y voy a estar donde me necesite el técnico. Siento que estamos en deuda con la gente y queremos darle la victoria para que puedan brindar tranquilos. Este va a ser un partido muy especial para mí, en una posición en la que ya vengo jugando desde el inicio del torneo y conozco bien.