El peronismo no K diseña un nuevo bloque de diputados

''

El peronismo no kirchnerista avanza en el armado de un bloque y un interbloque en la Cámara de Diputados. Con el respaldo de los principales gobernadores del PJ, un grupo de legisladores trabaja, lapicera en mano, en el diseño del nuevo esquema que tendrá la segunda fuerza opositora en la Cámara baja. La primera será el Frente para la Victoria.

El espacio aglutinará a cerca de 30 diputados y tendrá como premisa marcar una nueva dirección para el peronsimo federal. Los mandatarios provinciales consideran que un armado legislativo sólido es una buena base para comenzar a discutir la reconstrucción del partido. Sería el inicio de la tan nombrada renovación peronista, que se vio postergada luego de la dura derrota que sufrieron muchos de los gobernadores en las últimas elecciones.

El corazón del nuevo armado

El núcleo duro del armado amparado por los mandatarios será el Bloque Justicialista. El espacio que presidió el diputado Oscar Romero (termina su mandato el 10 de diciembre) y que a partir de ahora tendría como presidente al salteño Pablo Kosiner, concentrará a unos 20 diputados pertenecientes a las provincias de Buenos Aires, Salta, La Rioja, Mendoza, Jujuy, Chaco, La Pampa, Entre Ríos y Corrientes.

El nombre propio más conocido en el bloque es el del ex director del ANSES Diego Bossio, quién fue uno de los primeros en romper con el kirchnerismo luego de la elección del 2015. El diputado bonaerense mantiene un diálogo fluido con los mandatarios  y es uno de los dirigentes que trabaja en la edificación del bloque. Además, es un nexo fuerte con el líder del Frente Renovador, Sergio Massa, quién no estará en el Congreso en los próximos dos años.

El ex intendente de Tigre coqueteó con la vuelta al peronismo pero no dio señales claras de un regreso concreto. Los 21 legisladores que le responden en la Cámara de Diputados se mantendrán en el bloque Federal Unidos por una Nueva Argentina, aunque el próximo año podrían formar parte del interbloque peronista. Massa tiene un buen vínculo con los principales gobernadores que lideran el flamante proyecto y desde en peronismo federal les gustaría sumarlo.

En lo que respecta al bloque, uno de los legisladores nuevos que se sumará es el ex intendente de Bolívar Eduardo “Bali” Bucca, quién ganó una banca siendo candidato a primer diputado por la lista de Cumplir, el frente que fundó el ex ministro del Interior Florencio Randazzo. Bucca será el único hombre del dirigente chivilcoyano en el Congreso.

En el acuerdo para el armado del bloque tallaron los gobernadores Juan Manuel Urtubey (Salta), Sergio Casas (La Rioja), Domingo Peppo (Chaco), Carlos Verna (La Pampa) y Gustavo Bordet (Entre Ríos). A esa lista se sumaría el gobernador de San Juan, Sergio Uñac, pero hasta el momento los diputados que responden a él, Walter Allende y Daniela Castro,  no están confirmados entre los integrantes del bloque. Eventualmente, podrían formar parte del interbloque.

Los diputados que por ahora integrarían el bloque justicialista son: Diego Bossio, Eduardo “Bali” Bucca, Alberto Roberti (Buenos Aires); Pablo Kosiner, Javier David, Andrés Zottos (Salta); Luis Beder Herrera, Danilo Flores (La Rioja), Rubén Miranda (Mendoza); José Luis Martearena, Carolina Moisés (Jujuy); Elda Pértile, Juan Mosqueda (Chaco), Sergio Zilioto, Ariel Rauchenberger y Melina Delú (La Pampa); Juan José Bahillo, Mayda Cresto (Entre Ríos).

La búsqueda de un interbloque amplio

El interbloque que encerrará a bloques de diputados peronistas alejados del kirchnerismo, forma parte de un proceso de negociación más amplio y extenso. Al espacio se sumarían cinco legisladores de Córdoba , dos de Tucumán y dos de Catamarca.

Los armadores del nuevo esquema también intentarán sumar a cinco diputados que integrarán el bloque Frente de la Concordia Misionero, aunque los misioneros, alineados al electo senador Maurice Closs y al gobernador Hugo Passalaqcua, mantendrían la independencia en el recinto. Los legisladores pertenecen al Frente Renovador de la Concordia Social, un partido provincial que ha logrado instalarse con fuerza en Misiones durante los últimos años y quieren tener autonomía la vida legislativa.

En la misma situación están los cordobeses Martín Llaryora, Alejandra Vigo, Paulo Cassinerio, Juan Brugge y Adriana Nazario, que responden al gobernador Juan Schiaretti. Aunque las negociaciones para sumarlos están más avanzadas y terminarían siendo parte del armado. Inclusive, en la mesa donde se diseña desde hace meses el armado legislativo, el nombre del vicegobernador Llaryora sonó para ocupar la presidencia del interbloque. Por el momento, el espacio sería conducido por una mesa integrada por los presidentes de los bloques.

La conformación del interbloque aún no está definida. Inclusive, puede cambiar una vez que pasen las votaciones de las reformas previsional y laboral que impulsa el gobierno nacional . Hay legisladores que no quieren quedar encerrados en el pacto que ya realizaron los gobernadores del PJ con el presidente Macri en la Casa Rosada.

Ese es el caso de la ex jueza de Santa Fe Alejandra Rodenas que, en primera instancia, formará un monobloque. Alejada del kirchnerismo, pero decidida a votar en contra de las dos reformas principales que el gobierno de Mauricio Macri propone, la diputada de Rosario no se sumará al interbloque. Quiere evitar quedar condicionada por los gobernadores en las dos votaciones. Así cumpliría con uno de las promesas que hizo durante la campaña electoral, cuando afirmó que no acompañaría las reformas que pretende el oficialismo. No obstante, en el futuro podría sumarse al armado.

En un principio, la intención de los armadores del esquema era también sumar al interbloque a los cuatro diputados del Movimiento Evita que quedarán  a partir del 10 de diciembre. Pero Leonardo Grosso, presidente del bloque Peronismo para la Victoria, le cerró la puerta a las propuestas. Los diputados del Evita no quieren quedar pegados a las órdenes de la ex presidente Cristina Kirchner, que tendrá en el santafecino Agustín Rossi -nuevo presidente del bloque Frente para la Victoria-PJ- al hombre de confianza en la Cámara baja. Tampoco pretenden quedar atrapados  en el esquema donde los gobernadores marcarán el camino a seguir. El objetivo será coordinar un pequeño armado de centro izquierda con desencantados del kirchnerismo y espacios políticos como Libres del Sur.

El nuevo esquema legislativo del peronismo no kirchnerista comenzó a tomar volumen.  En el Senado tendrá al histórico Miguel Pichetto al principal representante del proyecto. Los bloques en ambas cámaras tendrán como características distintivas el diálogo con el Gobierno, el trabajo permanente por la construcción de un nuevo liderazgo en el PJ y la búsqueda de beneficios para las provincias del interior. Los gobernadores marcarán el rumbo y trabajarán para sumar aliados en los próximos dos años. Del perfil opositor que logren construir, dependerán las adhesiones que puedan llegar a tener con el paso del tiempo. Es una apuesta a futuro.