Los árbitros dijeron basta

''

Uno de los ejemplos pasó en la Superliga este fin de semana. Apenas habían transcurrido tres minutos del arranque del partido entre Tigre y San Lorenzo, cuando el árbitro Fernando Echenique frenó el juego y posó, junto a la terna, con las imágenes de los jueces que fueron salvajemente golpeados por hinchas de Juventud de Pergamino, en el Federal B.