Se movilizaron frente a tribunales por Rosalía Jara

''

Convocados por el Movimiento Nacional de Mujeres Mumalá, y Mujeres Independientes, bajo el lema “Sin presupuesto real y con justicia patriarcal no hay ni una menos”, unas 15 personas se acercaron hasta la vereda de los tribunales para el pedido de Justicia,

Durante la manifestación se leyó la siguiente carta:

“No hay nada que decir, nos están tomando de estúpidos, no hay nada que decir, el sábado otra marcha, pero tampoco hay nada que hacer, solo caminar alrededor con el dolor y la bronca y la impotencia y a llanto, es el horror, el producto favorito, lo más divertido del capitalismo, el error, el error es contemplarlo, conceptos como justicia solo vienen a confundir aun mas a las personas despojadas de todo en el mundo, Rosalía Jara, una mujer negra y pobre, tenemos urgencia de olvidarla pero es imposible, parece que está en todos lados y en ninguno, un circulo, puro centro que contiene todo lo que nos alivia, en alguna senda o en su casa ya, un hombre, profesor de educación física no dice nada, la tuvo en su auto, la tuvo desde niña y la niña era la hija, y la tristeza en las fotos.

“Será todo nuestra imaginación?. Será que en los campos del capitalismo, en las plantaciones, en los pueblos lejos de la capital esto siempre paso?. Será que en el Norte, en la pobreza el hombre trabaja condenado a trabajar para los patrones y la mujer trabaja para él condenada a parir y a criar a los hijos que serán obreros y a las hijas  esclavas ya al nacer, cuantas habrán muerto en silencio?. Serán los girasoles infinitos campos santos? Será el perdón de Dios suficiente orden para que el hombre haga y deshaga a su antojo reclamando el derecho natural de someter y dominar porque es hombre?. Las capillas en el medio de la noche chillan, chillan en silencio de barro, amaneció nublado, gris y no hay nadie adentro y no hay nadie ardiendo de ira adentro, nadie que rompa todo adentro, cuya circunferencia esta en ninguna parte, no hay nadie ahí para matar a Dios ni a los padres, nadie, solo está la policía, todos los hombres se conocen, son amigos, se protegen unos a otros, se aguantaran el silencio hasta asegurarse haber perdido el sentido de las palabras, del dolor, de las marchas, del horror hasta que todo siga siendo como siempre. Eran huesos de perro, pregunten a Los Pumas”.