Mecánico detenido por la muerte de un niño

''

La justicia santiagueña ordenó la detención de un mecánico y suman nueve los detenidos por el secuestro, violación y descuartizamiento de un niño de 11 años en 2016 durante un ritual satánico en la localidad de Quimilí, ubicada a 220 kilómetros al sureste de la capital provincial, informaron fuentes policiales y judiciales.

El nuevo detenido es Nelson “Tati” Hernández (55), oriundo de la localidad santafesina de San Vicente, dueño de un galpón ubicado a la vera de la ruta 6, en cuyo interior fue encontrada una heladera marcada por uno de los perros adiestrados.

De acuerdo a las investigaciones, el artefacto eléctrico pertenece a Miguel Angel “El Brujo” Jiménez (58), sindicado como el autor intelectual del crimen del niño Mario Agustín Salto, cometido hace más de 17 meses.

Tras dar cumplimiento a la detención ordenada por la jueza Rosa Falco de Rainieri, el mecánico que se dedica a la construcción y reparación de carrocerías, acoplados y traillers fue alojado en una dependencia policial de la capital santiagueña.

En la misma causa, se encuentran detenidos Rodolfo “Rody” Sequeira, acusado del secuestro del niño, Ramón “Burra” Rodríguez al que ayer se le revocó un arresto domiciliario y David Tomás Sosa, quien inicialmente apareció en la causa como un testigo de identidad reservada.

La nómina de apresados en las últimas horas, se completa con “El brujo” Jiménez ; su hijo Miguel Angel (23); su esposa, Arminda Lucrecia Díaz (57), directora de la Escuela 1214 y docente del Profesorado Secundario para Adultos; el hijo de ésta, Alfredo Daniel Albarracín (22), y Pablo “El loco” Ramírez (38).

En tanto, se aguardaba la intervención de José Humberto Miceli, titular del Gabinete Antropológico de la provincia de Corrientes, que tendrá a su cargo los peritajes de elementos secuestrados y relacionados con rituales satánicos, que se sospecha fueron utilizados en el crimen del niño. Por su parte, la fiscal Olga Gay de Castellano, consideró hoy que el caso “aún no está cerrado” y que aún faltan “pruebas científicas, grafológicas, análisis a restos orgánicos hallados en un pozo ciego y tantas otras que surgirán de las pericias”.

En diálogo con periodistas, la funcionaria judicial destacó el accionar de perros adiestrados del Grupo K9 de las Policías de Río Negro y San Luis: “Hicieron todo, seguimos las pistas que fueron indicando, resultaron guías en las investigaciones”.

Los investigadores sospechan que “El brujo” Jiménez, quien era un asiduo participante a las marchas en reclamo de Justicia por el crimen del niño y tenía directa relación con funcionarios, jueces y policías como puntero político, es el autor intelectual del crimen.

El niño fue hallado asesinado, violado y descuartizado el 2 de junio de 2016, dos días después de haber desaparecido cuando fue a pescar a una represa de Quimilí, cercana a la fábrica de ladrillos de “Burra” Rodriguez.