Quién era Slobodan Praljak, el sangriento criminal de guerra

''

Al terminar el juicio en La Haya y durante el veredicto final, Slobodan Praljak, excomandante del Estado mayor de las Fuerzas de Defensa croatas de Bosnia llevó a la boca un veneno que tenía en su mano y puso fin a su vida. El exmilitar, que había sido condenado por crímenes de guerra a 20 años de carcel, falleció camino al hospital.

Praljak nació en Croacia el 2 de enero de 1945, en el estado de Capljina. Su padre trabajaba en el servicio secreto yugoslavo. En 1970 y antes de ingresar al ejército, Slobodan se graduó de ingeniero eléctrico en Zagreb y apenas un año más tarde obtuvo los títulos en Sociología y Filosofía. En ese tiempo, además de desempeñarse como ingeniero, también lo hizo como productor de teatro.

En 1991, pasó a integrar el ejército de la República de Croacia y desde el 2 de abril de 1992 fue general de división. Ese mismo año, en marzo, ascendió al cargo de viceministro de Defensa, para luego, en septiembre, ser nombrado miembro del Consejo de Defensa Nacional de Croacia hasta el 15 de junio de 1993.

Unos meses antes, el 13 de mayo de dicho año, pasó a integrar la Comisión Estatal de la República de Croacia a cargo delas relaciones con la Fuerza de Protección de la ONU.

El exmilitar bosnio croata había sido sentenciado en 2013 por crímenes de guerra contra civiles musulmanes bosnios entre 1993 y 1995 y esta jornada, en la última del Tribunal Penal Internacional para la Antigua Yugoslavia, fue desestimado su pedido de apelación.

En la sentencia original, el Tribunal consideró que Praljak participó de una empresa criminal conjunta para instaurar una “Gran Croacia étnicamente pura”. 

Praljak junto a otros cinco acusados habían sido ya condenados en primera instancia en 2013 por crímenes en la ciudad de Mostar, donde el asedio contra la comunidad musulmana dejó casi 1.000 muertos y más de 5.000 heridos entre 1993 y 1994.

El Tribunal consideró que el exmilitar ignoró todas las peticiones de ayuda cuando, en verano de 1993, los soldados serbiocroatas persiguieron a los musulmanes en Mostar.

La guerra de Bosnia fue una de las más sangrientas ocurridas luego del desmembramiento de Yugoslavia

La sentencia señaló que durante la guerra, en los campos para civiles musulmanes bosnios “murieron mujeres, niños y ancianos sometidos a condiciones inhumanas, sin agua, comida o atención médica”. 

Durante el asedio de Mostar, presuntamente instigó el odio político, étnico o religioso, el uso de la fuerza, la intimidación y el terror. En el primer juicio se consideró que había causado “un daño enorme a la población musulmana”.