El primer ministro Trudeau pidió perdón por la represión contra los gays

''

“Hoy estoy aquí, con vergüenza, dolor y profundo arrepentimiento por las cosas que hemos hecho, para decir: Estuvimos equivocados. Nos disculpamos. Lo siento. Lo sentimos. Y nunca permitiremos que esto vuelva a pasar”. Fueron palabras que miles de canadienses esperaron durante décadas. En un discurso cargado de emoción en le Parlamento, el primer ministro Justin Trudeau presentó disculpas oficiales ante la comunidad lésbica, gay, transgénero y bisexual por la “persecución e injusticias que han sufrido” a manos de las autoridades del país, que se se enmascaró como una cuestión de seguridad nacional.

Tras la Segunda Guerra Mundial, y con la Guerra Fría que enfrentó a los países occidentales con la Unión Soviética y su bloque de países aliados, las autoridades canadienses etiquetaron a las personas homosexuales como un riesgo a la seguridad del país al considerarlos “débil de carácter” y susceptibles al chantaje.

La Policía y las Fuerzas Armadas canadienses recibieron la orden de descubrir a los homosexuales entre funcionarios, militares y la propia Policía para expulsarlos. De acuerdo con un reporte de Eagle Canada 2016, la policía federal creo en 1960 una lista de 9.000 homosexuales sospechosos en el área de Ottawa.

Según explicó Trudeau, los canadienses fueron monitoreados por cualquier cosa que pudiera ser interpretada como comportamiento homosexual. Vigilaban a grupos comunitarios, bares, parques e incluso casas. Cuando el gobierno sentía que tenía evidencia suficiente, algunos sospechosos eran llevados a lugares secretos durante la noche para ser interrogados. Quienes admitían ser gays eran despedidos, dados de baja, o intimidados para que renunciaran, añadió. Fue una caza de brujas, puntualizó.

Canadá hasta construyó un “detector de orientación sexual”

El esfuerzo de las autoridades canadienses para descubrir a los homosexuales llegó hasta el punto de que Ottawa inició un programa para desarrollar un detector de orientación sexual.

La máquina, denominada popularmente “fruit machine” (el termino “fruit” era una forma insultante de llamar a los hombres homosexuales), medía la dilatación de las pupilas y el pulso de los sospechosos mientras se les mostraban imágenes pornográficas. Aunque años después fue descartada cuando se comprobó que no servía.

“Esta es la devastadora historia de gente que fue catalogada como criminal por el gobierno, gente que fue humillada, perdió su forma de sustento, y en algunos casos, su vida”, dijo Trudeau, en alusión a los funcionarios que se suicidaron tras ser víctima de esta política homófoba.

“Estas no son prácticas distantes de gobiernos olvidados hace mucho tiempo. Esto ocurrió sistemáticamente, en Canadá, no hace mucho tiempo, más recientemente de lo que nos gustaría admitir”, puntualizó.

A pesar de que en 1969 Canadá despenalizó la homosexualidad, el Gobierno canadiense siguió expulsando a los homosexuales de las Fuerzas Armadas y la Policía Montada hasta bien entrada la década de los años noventa.

Fue precisamente Pierre Trudeau, el padre del actual primer ministro canadiense, quien primero como ministro de Justicia y posteriormente como primer ministro del país cambió las leyes para despenalizar la homosexualidad. En 1969, Pierre Trudeau justificó la decisión con una frase famosa: “No hay lugar para el Estado en las camas de la nación”.