Vives ratificó la denuncia contra “La Tota” Santillán

''

María Fernanda Widmer (37), más conocida como Fernanda Vives, ratificó la denuncia ante la Justica contra quien fuera su pareja durante ocho años, Daniel Ricardo Carias (49), llamado en el ambiente artístico como “La Tota” Santillán.

En septiembre de este año, luego de que “La Tota” fuera detenido e internado después de robar mercadería de un local, Vives salió a contar su terrible experiencia siendo pareja del conductor.

La actriz, hoy casada con el ex futbolista Sebastián Cobelli (tienen dos hijos), había relatado en Intrusos que las agresiones de Santillán no eran incentivadas por “un estado de alcohol ni de otra cosa”, sino que “él era así, naturalmente”. Las peleas podían responder a distintos motivos, como celos, por ejemplo, pero con el tiempo “fueron más reiteradas”.

“La compareciente informa que el Sr. Carias se encuentra actualmente transitando una internación psiquiátrica en la “Clínica Avril”… con nivel de estudios primarios completos, de condición laboral ocupado quien se desempeña como conductor, cuyos ingresos mensuales desconoce”.

“En el año 2000 inicia la convivencia a las cuatro meses de iniciado el noviazgo. La convivencia se prolongó hasta el año 2008, momento en que finaliza la convivencia y la relación. De dicha unión no nacieron hijos”.

“Con relación al episodio que motiva su presencia, refiere: ”El último fue quince días después de que estábamos separados, en el año 2008, habíamos firmado contrato para una obra de teatro en Córdoba, habíamos decidido separarnos antes, sabíamos que teníamos que trabajar en la misma obra, nos ponen en la misma casa, donde en esa casa tenemos una discusión y él me empieza a pegar piñas, me agarraba de los pelos…”.

“Si bien hasta hoy, después de tanto tiempo, lo dejé pasar, por la situación de él, temo por mi, por mis hijos y por mi marido, que es de público conocimiento la situación”.

“Preguntada a fin de que pueda aclarar los hechos a los que se refiere, dice: “Me refiero a que un médico legista dijo que él es peligroso para sí y para terceros, que tiene tres denuncias por violencia de género en el juzgado 26 y eso a mi me da miedo… puede atentar conmigo cuando me lo cruce… esta fuera de sí”.

“Quiero dar fe que él me pegó, me humilló y no quiero entrar en detalles”.

Prosigue con su relato: “…Yo quedé embarazada de él que era un tema que no quería saber nada… cuando digo que estoy embarazada… empezamos a discutir… me empieza a pegar, me tira al piso, me empieza a dar patadas en la panza…”.

“…El me dijo: que me iba a tirar aceite o ácido en la cara, para arruinarme, que no iba a trabajar más”.

“Pregunta sobre que desea obtener con su presentación, la compadeciente manifiesta: “…Prohibición de acercamiento y de contacto por ningún medio de él hacia mi y hacia mi familia”.

IB