Bullrich: “No va a haber diálogo con grupos violentos”

''

La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, aseguró que “el Estado, el juez, las fuerzas de seguridad, y los ministerios de Seguridad y de Justicia” llevan adelante una “acción legítima, enmarcada en la ley frente a la acción violenta, ilegal e inaceptable para la democracia de un país que quiere vivir en paz”, en referencia a los grupos mapuches “que han tomado la violencia como forma de acción política”, en una conferencia de prensa en Casa de Gobierno, junto al ministro de Justicia, Germán Garavano.

“Son grupos violentos que no respetan la ley. No tienen reivindicaciones, han tomado la violencia como forma de acción política. No reconocen el Estado ni la Constitución”, aseveró la funcionaria. Y advirtió: “Estamos totalmente abiertos al diálogo con cualquier grupo pacífico. Pero no va a haber diálogo con grupos violentos que violan la ley”. 

Asimismo, ratificó que los efectivos de Prefectura fueron atacados por unos 15 miembros de la comunidad mapuches con armas “de grueso calibre”, además de lanzas y otras armas blancas y de puño, que en “posición militar” arremetieron contra las fuerzas de seguridad. 

En simultáneo, se conoció que la autopsia realizada al cuerpo de Rafael Nahuel, quien murió baleado el sábado en un operativo de desalojo de Prefectura en Villa Mascardi, estableció que el joven recibió un balazo ascendente en un glúteo, que alcanzó a afectar órganos vitales, y que el disparo provino de una pistola calibre 9 mm, adelantaron fuentes de la investigación.

El estudio fue realizado ayer por médicos forenses de la Policía de Río Negro, que no informaron el resultado y anticiparon que recién lo harán oficialmente el “miércoles o jueves”, en forma completa con otras pericias. 

La conclusión preliminar informada por fuentes de la investigación indica que se trató de una bala de 9 milímetros, un calibre usado por todas las fuerzas de seguridad, y que el proyectil ingresó por el glúteo.

El juez federal subrogante de Bariloche Gustavo Villanueva, a cargo de todos los procedimientos desde el desalojo de la comunidad mapuche del jueves, ordenó el mismo sábado el secuestro de las armas de todos los efectivos que participaron del operativo, e hizo lo propio con teléfonos celulares y todos sus dispositivos móviles de comunicación.

El desalojo se produjo el jueves a la mañana y en el lugar que había ocupado la comunidad mapuche había quedado una custodia de un grupo especial de Prefectura, que el sábado en un patrullaje participó del incidente en el que fue baleado Nahuel.

A Nahuel lo bajaron de la montaña Lautaro Alejandro Gonzáles y Fausto Horacio Jones Huala, los dos mapuches luego detenidos, cuando estaba herido, pero murió antes que pudiera ser atendido en el hospital y, desde ese momento hasta hoy, ningún perito ni investigador pudo llegar al sitio del hecho.