Reformarán la avenida Nuestra Señora del Rosario

''

El municipio readecuará y pondrá en valor la avenida Nuestra Señora del Rosario, una de las principales vías que cruzan el corazón de la zona sur. Otras dos, Lamadrid y Arijón, quedarán para más adelante. Luego de que el Concejo descartara el plan de recuperación integral de los Bajos del Saladillo vía endeudamiento (por 440 millones de pesos), el Ejecutivo decidió avanzar por ahora con una primera etapa más modesta: la transformación de la histórica arteria de casonas señoriales. Así se desprende del análisis del proyecto de presupuesto municipal 2018 elevado a la Legislatura la semana pasada.

La intervención sobre avenida del Rosario será desde San Martín hasta Cepeda, donde está el playón deportivo municipal Brazo Seco del Arroyo Saladillo. En total son unos 2,2 kilómetros. La elaboración de la iniciativa está ahora en manos de la Secretaría de Planeamiento municipal. Una vez terminada, con los detalles del proyecto, se realizará el llamado a licitación para la concreción de los trabajos.

Según fuentes del Ejecutivo local, la obra en esa importante arteria del sur rosarino incluye repavimentación, adecuación de desagües pluviales, iluminación eficiente de bajo consumo energético y con uso de energías renovables, forestación, veredas, bicisendas, señalización vertical y horizontal.

También se prevé la puesta en valor de los espacios públicos y equipamiento existentes en las plazas Las Heras y O”Higgins. Y se habilitará la recuperación de edificios históricos y de valor patrimonial, como la iglesia Nuestra Señora de la Merced, la Casa Arijón, la Sociedad Polonesa y el Sindicato de la Carne.

Maternidad

Vale recordar que este año se concretó la inauguración de la maternidad del Hospital Roque Sáenz Peña —con eje en el parto respetado—, así como la puesta a punto de las avenidas San Martín y Ayacucho, sobre la siguen los trabajos en el ex Batallón 121.

Desde el Ejecutivo señalaron que decidieron avanzar con esta primera etapa de obras después del rechazo en el Concejo a la toma de deuda para la transformación integral de los Bajos del Saladillo, aunque en el municipio no pierden la esperanza de que el tema sea retomado, ya que el proyecto no perdió todavía estado parlamentario. Pero difícilmente la oposición cambie su postura.

Habrá que ver cómo se resuelve el pago de la deuda nacional por coparticipación con la provincia que, a su vez, obliga a girar a Rosario unos 2.700 millones de pesos. El pago podría ser a través de un bono y se destinaría a proyectos de infraestructura, como los Bajos del Saladillo. De todos modos, la definición bajo esta fórmula podría insumir gran parte de 2018.

Uno de los objetivos a que apunta el municipio es a “integrar al barrio a la ciudad desde el transporte público y conexión con los servicios básicos”. Estas intervenciones son parte del proyecto Bajos de Saladillo, que prevé soluciones ambientales, habitacionales y productivas para la desembocadura del arroyo Saladillo con el objetivos de generar mejor calidad de vida a los habitantes de la zona y mejorar la conexión con el área metropolitana.

Histórico

Saladillo es un histórico barrio moldeado por su cercanía al arroyo del mismo nombre y el río Paraná. También por su ligazón, casi desde sus inicios, a la actividad frigorífica.

Además, sobre lo que hoy es la avenida Nuestra Señora del Rosario se levantó a principios del siglo XX una especie de casco céntrico, con grandes casas de familias acaudaladas que en muchos casos aún se preservan.

El plan que desde hace una década se impulsa para la zona consiste en sanear las márgenes del brazo seco del arroyo Saladillo para crear más de 11 hectáreas de nuevos espacios verdes y paseos sobre el borde del arroyo, vinculando el parque Regional Sur con el frente costero del río Paraná en el sur de la ciudad. Dentro de ese plan director se planea plantar 250 nuevos árboles, con predominancia de las especies autóctonas. La idea es que las ciclovías cursen a través de los parques y las arterias principales que llegan al río.