Comenzaron los casamientos civiles en el renovado Rosedal

''

El cielo gris y el inusual frío para un viernes de noviembre no opacó el momento especial para Patricia y Cristian, la primera pareja en dar el sí en el Rosedal del Parque Independencia. Es que este 24 de noviembre comenzaron los casamientos civiles en el renovado espacio, tras el convenio firmado el pasado mes de octubre entre la Municipalidad de Rosario, el Gobierno de la Provincia de Santa Fe y el Registro Civil.

A lo largo de toda la jornada, doce parejas contraerán enlace civil en el renovado Rosedal, que fue puesto en valor por la Municipalidad con una serie de obras y la plantación de más de 7.500 rosales de 37 especies diferentes, en un hito histórico para la ciudad.

Las parejas llegaron con los nervios normales de quienes deciden comprometerse ante un juez, pero el marco natural del Rosedal aflojaba las tensiones e iluminaba los rostros de familiares y amigos de los novios y novias. “Todo salió como lo esperábamos, estuvimos pendientes de cada detalle porque este es un servicio especial y un momento único para los rosarinos que eligieron el Rosedal para casarse”, dijo la secretaria de Ambiente y Espacio Público, Marina Borgatello.

Quienes optaron por la alternativa de casamiento al aire libre pidieron su turno con un mes de anticipación en el Registro Civil. Las ceremonias se realizan una vez por mes entre las 9:30 y las 12 y las 17:30 y las 20. La ambientación del espacio con capacidad para 40 invitados por pareja, estuvo especialmente organizada por la Secretaría de Ambiente y Espacio Público cuidando todos los detalles, además una banda musicalizó en vivo cada momento.

Patricia y Cristian fueron los primeros novios en convertirse en esposos en el Rosedal. “Estamos muy contentos de dar el sí acá, la verdad que es una experiencia hermosa. Para nosotros es un privilegio ser los primeros en pasar por este lugar y estamos muy contentos”, expresó Cristian con la libreta roja que certifica la unión de la pareja en matrimonio, en su mano.

Por su lado, Patricia, vivió el momento con mucha emoción. “Es una oportunidad única, no cualquiera puede casarse en un paisaje así. Me parece hermoso que la Municipalidad pueda brindar este servicio a todos por igual”.

“La experiencia de ser los primeros nos hace sentir privilegiados, gracias a Dios el tiempo acompañó”, expresaron los jóvenes de 21 años que estrenaron al Rosedal como sede de casamientos civiles. “Es un lugar muy hermoso, dar el sí acá fue muy importante para nosotros”, agregaron.

Fue la mamá de Cristian quien vio la noticia y les pasó toda la información a los novios, quienes averiguaron por internet toda la documentación que necesitaban y al día siguiente fueron de los primeros en sacar uno de los doce turnos disponibles para esta primera experiencia. “Era una hermosa oportunidad por el paisaje, el momento, todo lo que nos brindaba la Municipalidad, con la banda de música y las fotos”, dijo Patricia.