Amado Boudou seguirá detenido

''

A partir de la decisión de los camaristas Leopoldo Bruglia y Jorge Ballestero, Boudou y Núñez Carmona seguirán detenidos tal como lo decidió el 3 de noviembre pasado el juez federal Ariel Lijo.

Los camaristas coincidieron en resaltar que la detención se justifica ya que Lijo decretó el secreto de sumario debido a la presentación como imputado colaborador (arrepentido) de Alejandro Vandenbroele. Los camaristas también sostuvieron que a partir de los dichos del arrepentido Vandenbroele se pueden dar otras condiciones de detención más morigeradas. Los camaristas se basan en una sugerencia que en ese sentido hizo el fiscal del Caso Ciccone, Jorge Di Lello.

Lijo había ordenado la detención de Boudou y Núñez Carmona debido a que podían interferir en la investigación ya que había detectado movimientos de dinero por parte de los coimputados. En la resolución Ballestero señaló que no se puede atribuir a todos los ex funcionarios y funcionarios la posibilidad de interferir en una causa. El camarista señaló: “Nótese que la generalización indiscriminada de tal lógica supondría ignorar cualquier singularidad, imponiendo el automático encarcelamiento del funcionario -tanto pretérito, como actual- por la mera imputación de un delito, con el caro precio de avasallar fronteras fundamentales del Estado de derecho”. Bruglia en su voto se sumó a Ballestero.

Boudou también había pedido que Lijo fuera apartado de la investigación judicial por pérdida de imparcialidad. Pero los camaristas Bruglia y Ballestero rechazaron la recusación y Lijo seguirá a cargo del caso Ciccone y otros que tienen a Boudou como imputado: el negociado entre la firma The Old Fund y Formosa, la investigación por enriquecimiento ilícito y la de las rendiciones de viáticos con comprobantes falsos, entre otras.