A todos los radicales de Reconquista y el norte de Santa Fe

''

El radicalismo en la provincia de Santa Fe participó de dos coaliciones electorales, oportunamente exitosas, que no se transformaron en coaliciones de gobierno.

Por un lado en la provincia de Santa Fe integró hace ya 10 años el Frente Progresista cívico y Social (FPCS) que permitió que el partido Socialista gobernara la Provincia durante ya tres períodos.

Por otro lado, en el orden nacional, el radicalismo hace dos años integró la coalición electoral Cambiemos que permitió que el partido PRO gobierne desde 2015.

El radicalismo debe recuperar su capacidad dinámica y la comunicación con la gente desde la UNION CIVICA RADICAL  Y DEBE VOLVER A TRABAJAR SOBRE LAS  IDEAS MÁS QUE SOBRE LAS CANDIDATURAS.

Los partidos políticos en general han abandonado la predisposición a discutir ideas y se ha privilegiado la discusión sobre cargos públicos.

Se esgrime la postura que circunstancialmente hay más o menos  hombres del radicalismo ocupando tal o cual cargo; pero eso no es suficiente.

Podremos tener quizá  algún gobernador más, o senadores, diputados intendentes o concejales,….pero eso no es suficiente dentro de este marco de las  coaliciones. La cuestión pasa por saber para qué queremos eso, cuáles son las ideas que vamos a perseguir, cuales son los objetivos que van a tener nuestros funcionarios. Porque si esos funcionarios terminan dependiendo del giro financiero del Poder Ejecutivo Nacional ó Provincial, esos mismos funcionarios no tienen ni la capacidad ni la  posibilidad de defender su criterio, o sea que terminan estando subordinados.

Concretamente  los radicales tenemos que saber cuáles son los objetivos que se impulsan desde nuestro punto de vista como partido, para que la representatividad  del radicalismo que haya surgido de las urnas sea respetada sin injerencias  ajenas en nuestra vida como partido.

Que quede claro, no con esto se pretenden impulsar rupturas de las coaliciones electorales.

Tanto FPCS como CAMBIEMOS, son alianzas electorales que fueron votadas por la gente, y como tal los radicales tenemos contratos electorales que debemos cumplir, pero habrá que tender a mejorar el funcionamiento de esas alianzas en términos de ideas y criterios y al mismo tiempo adoptar actitudes con energía como para que la representatividad real del radicalismo sea respetada, en los ámbitos y jurisdicciones correspondientes, tanto por el Partido Socialista y el PRO.

Está  bien que integremos frentes electorales,  pero somos los  radicales los máximos responsables en custodiar y defender la existencia de nuestro partido en forma AUTONOMA y desde allí impulsar nuestras ideas y plataformas dentro de esos frentes. Tenemos que evitar la dispersión conforme a los gustos que se tengan coyunturalmente, TENEMOS QUE UNIRNOS LOS RADICALES.

Unirnos no significa que no haya matices y diferencias de criterios y aspiraciones personales y sectoriales dentro de la UCR, que habrán de dirimirse en el marco de las reglas que establece el partido.

No es entendible que por ejemplo en Reconquista se estén impulsando dos bloques de concejales. Por un lado un bloque de concejales denominado FPCS integrado solo  por dos radicales (uno de ellos es presidente del Comité), y por otro lado un bloque denominado CAMBIENOS (integrado por dos radicales y dos del PRO).

Lo lógico es que el radicalismo tenga un solo bloque autónomo de cuatro miembros  denominado UNION CIVICA RADICAL, y que circunstancialmente se debata cuales son los temas comunes con otros bloques.

Este y otros temas son responsabilidad directa de los órganos partidarios a los que hay que darles vida.

No es aceptable, no debiera naturalizarse, lo que pasó en las últimas elecciones generales que haya radicales en distintas listas. Eso nos des jerarquiza y demuestra que las autoridades partidarias no prestigian, no cuidan la pertenencia a la UCR.

Entendamos que solamente con un partido con propuestas, movilizado,  fortalecido y unido se lograrán los objetivos y sueños de los hombres y mujeres de la UCR.  Lo demás son expresiones sectoriales o  personales que pueden dar algún cargo individual…pero eso es poco para lo que merece y representa para el pueblo la UNION CIVICA RADICAL.

Los radicales que firmamos y apoyamos  este documento apelamos a las autoridades partidarias para que hagan todos los esfuerzos para ser merecedores para dirigir los destinos de la UCR.

Pedimos:

– Que se cumpla plenamente  con la Carta Orgánica de nuestro partido. Necesitamos reglas claras que ejemplifiquen su accionar.

– Que las autoridades convoquen en carácter de urgencia a todos los sectores y afiliados para poner en marcha la movilización y la unidad  partidaria tendiente a generar posiciones para hacer del partido una entidad viva, plena de actividad y con la mayor participación de nuestros afiliados, simpatizantes y pueblo en general.

– Que se analicen diagnósticos y propuestas sobre la realidad que nos rodea, y que esas propuestas consensuadas y apoyadas por el partido, sean las que sus funcionarios y representantes lleven a la práctica.

– Que en tal sentido se demuestre, a los ciudadanos de Reconquista   en general y a los radicales en particular, la vocación tanto del comité como de los  cuatro concejales de la UCR, a integrar UN BLOQUE ÚNICO  que nos represente a todos.

– Que se vayan elaborando en forma permanente las bases para contar con plataformas electorales que privilegien fundamentalmente las propuestas e ideas del partido más allá de los hombres y mujeres  que circunstancialmente ocupen cargos públicos.

Los Radicales tenemos que rescatar el  ideario tomado nuestra PROFESIÓN DE FE DOCTRINARIA: “la Unión Cívica Radical no es un simple partido, no es una parcialidad que lucha en su beneficio, ni una composición de lugar para tomar asiento en los gobiernos, sino el mandato patriótico de nuestra nativa solidaridad nacional, y la intransigencia con que debe ser cumplido el sentimiento radical indeclinable de la dignidad cívica argentina.

Esa es la razón por la que el Radicalismo es una concepción de vida, de la vida toda del pueblo, y la revolución radical al plantearse partiendo del hombre y de su libertad, hace de la política una creación ética, indivisible en lo nacional e internacional, que abarca todos los aspectos que al hombre se refiere, desde el religioso hasta el económico Por eso el Radicalismo no se divide según las parcialidades de clases, de razas ni de oficios, sino que atiende al hombre como hombre, con dignidad, como ser sagrado. Por eso, para el Radicalismo, los fines son inalterables: los de la libertad y la democracia para la integración del hombre, así como pueden ser variables los medios porque son instrumentos, y variables son las condiciones sociales de la realización nacional.”

Invito a todos los radicales a que nos involucremos con mayor compromiso instando a las autoridades a que se cumplan nuestros deseos de un partido fuerte y unido.

 

Marcelo Schvarzstein

Orgullosamente Afiliado a la UCR

[email protected]

Reconquista – Noviembre  2017