Aerolíneas sigue en guerra con sus pilotos

''

Aerolíneas anunció este miércoles 22 nuevas cancelaciones de vuelos internacionales debido a la “negativa de las tripulaciones técnicas de aceptar reprogramaciones, una práctica habitual en la industria, en una clara demostración de quite de colaboración”.

Enfrascados en una dura negociación laboral, los voceros de la compañía estatal dieron cuenta que “por la negativa por parte de las tripulaciones técnicas de aceptar reprogramar vuelos y debido a interpretaciones sesgadas de las normas de descanso, la empresa se ve forzada a cancelar 4 vuelos internacionales, afectando alrededor de 2.000 pasajeros”.

La empresa anunció la cancelación de los siguientes vuelos:

·AR 1300 del 21 de noviembre, con destino a Nueva York, y su vuelo de regreso, el AR1301 de hoy, 22 de noviembre.

·AR1360 del 22 de noviembre con destino a Bogotá y su regreso el AR1361 de la misma fecha.

· AR1300 del 23 de noviembre con destino a Nueva York y su vuelo de regreso, el AR1301 de la misma fecha.

·AR1140 del 23 de noviembre con destino a Roma y su vuelo de regreso, el AR1141 del 24 de noviembre.

La empresa está reubicando a los pasajeros en vuelos de la empresa y de otras compañías en fechas cercanas, al tiempo que está aplicando una política comercial flexible para el cambio y devolución de los pasajes cuyo detalle se puede encontrar en la página web www.aerolineas.com.ar

Estas medidas se suman a las asambleas decretadas el día 8 de septiembre, al paro extendido del 30 y 31 de octubre y a los “recurrentes quites de colaboración que están afectando en especial la operación internacional. La misma, por tener una sola frecuencia diaria en la mayoría de los casos y por los altos niveles de ocupación, presenta mayores dificultades a la hora de re alocar pasajeros, generando grandes inconvenientes y costos exorbitantes e irrecuperables a la empresa”, plantea la compañía en un comunicado.

Fruto de esas medidas, la empresa retrocedió un 45% en su índice de recomendación, respecto de la media de 2017. Se trata del patrón que mide la satisfacción de los pasajeros. También se ha visto afectada la puntualidad y las ventas previstas para octubre en la víspera del CyberMonday, donde la compañía estimó una baja en ventas de u$s15 M.

Uno de los puntos de conflicto es el salarial. Después del 42% de aumento del año pasado, la gestión actual quiere cerrar en no más de 20%, compuesto por un 16% al que se le suma un adicional no remunerativo, que se complementa con una cláusula gatillo en caso de que la inflación supere ese número, pero los gremios insisten en el 27 por ciento. Pero en el trasfondo están las rigideces laborales que lleva a que pilotos ganen hasta $360.000 mensuales, con una prestación de servicios muy inferior a la que se cumple en compañías líderes del primer mundo,

PUNTO BIZ