Custodio ratificó que se negó a comprarle un arma a Nisman

''

Este hecho culminó con el préstamo de una pistola por parte del técnico informático Diego Lagomarsino.

El empleado de Nisman desfiló ante la Justicia en la jornada de hoy en compañía de Néstor Óscar Durán, otro de los encargados de la custodia del funcionario. “Lo que dijeron era que ellos cumplían órdenes de traslado, más que custodia eran chóferes”, que “no tenían protocolo escrito sobre qué hacer y qué no hacer” y que “las órdenes las daba Nisman”, especificó el fiscal federal Eduardo Taiano. 

También aseguraron, en el marco de la citación a declarar como investigados (Declaración indagatoria), no haber recibido ninguna orden para reforzar la custodia el día de su muerte ni los días anteriores. 

Nisman, que investigaba un atentado perpetrado en 1994 contra una organización judía de Buenos Aires y había denunciado a la presidenta Cristina de Kirchner y algunos de sus colaboradores por el presunto encubrimiento de los autores, supuestamente iraníes, murió de un disparo en la sien en su domicilio el 18 de enero de 2015 y a su lado fue hallada una pistola que no era suya. 

Esta explicación tiene semejanzas con la que dio el técnico informático Diego Lagomarsino -imputado como sospechoso de la muerte-, quien sí que le dio a Nisman la pistola, que afirmó que le había pedido el propio fiscal para proteger a sus hijas. 

En su declaración ante el fiscal, Benítez dijo que no informó de esta petición de Nisman a sus superiores porque “no lo vio como algo tan importante”. A modo de ver de Taiano, “ellos no cumplieron con su deber”, ya que “no lo custodiaron como deberían custodiarlo” y denunció “negligencia” en su labor. 

Este miércoles será el turno de Luis Ismael Miño y Armando Niz, quienes eran los responsables de cuidar al fiscal el día que apareció muerto. 

Nisman fue hallado muerto en su casa de Buenos Aires en la víspera de su comparecencia en el Congreso para detallar la denuncia contra la presidenta, Cristina Fernández, por supuesto encubrimiento de los presuntos autores iraníes del atentado contra la mutual judía AMIA, que causó 85 muertos.