Sarampión: las muertes disminuyeron un 84%

''

La mejor noticia sobre el sarampión es que mediante la correcta y sistemática inmunización de los niños puede integrar algún día la lista de las enfermedades erradicadas. Y nunca debería salir de ahí.

Este 2017 volvió a estar en la la mira de la ciencia y de las organizaciones de la salud, pero esta vez para certificar la buena noticia: según la Organización Mundial de la Salud (OMS),  la vacunación contra el sarampión ha reducido la mortalidad mundial por esta causa en un 84% entre 2000 y 2016. Con una disminución de casos en relación a las cifras del 2000.

A pesar de la contundencia de las cifras, el sarampión figura aún hoy entre los mitos de la salud más difíciles de erradicar que agitan los grupos antivacunas o que se instalan erróneamente en la sociedad: dicen que las enfermedades como el sarampión, las paperas o la varicela son parte normal del crecimiento. ¡Falso!

En todos estos casos se trata de enfermedades que pueden progresar hacia formas muy severas, que incluso pueden poner en peligro la vida de quienes las padecen.

Según indicó el nuevo y último informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) publicado el pasado 26 de octubre por varias de las principales organizaciones sanitarias mundiales, el sarampión causó 90.000 fallecimientos en 2016, una cifra que representa una disminución del 84% con respecto a las más de 550.000 muertes por esta enfermedad registradas en el 2000. Éste es el primer año en el que esta cifra es inferior a 100.000.