The New York Times suspendió a un reportero por conducta inapropiada

''

La ola de denuncias por acoso desatadas en Hollywood llegó al periodismo. Ahora, The New York Times suspendió a su reportero Glenn Thrush, que cubre las noticias de la Casa Blanca, después de que el diario Vox publicara un reportaje en el que varias periodistas alegan que tuvo una conducta sexual inapropiada con ellas.

“La conducta que se atribuye a Glenn en esta historia de Vox es muy preocupante y no coincide con los estándares y valores de The New York Times”, dijo la vicepresidenta de comunicaciones del diario, Eileen Murphy. La mujer explicó que el periódico está investigando el asunto y, mientras tanto, Thrush estará suspendido. El periodista cubría desde enero las informaciones sobre la Casa Blanca y el presidente Donald Trump junto a otros cinco compañeros.

El reportaje publicado por Vox se basa en los testimonios de varias mujeres que estaban comenzando sus carreras en periodismo y cuyas experiencias con Thrush, de 50 años, sugieren un “patrón” de comportamiento inapropiado por su parte.

Tres mujeres entrevistadas para el artículo por la periodista Laura McGann, que incluye su propia historia, describieron conductas que van desde “tocamientos y besos no deseados hasta confusos encuentros sexuales que tuvieron lugar bajo la influencia del alcohol” con Thrush.

“Thrush, solo por su talla, puso a mujeres en una posición de que tenían que tragar y seguir adelante después de un encuentro incómodo”, relata la autora.

“En entrevistas con unas 40 personas dentro y fuera de medios que conocen a Thrush, me hice la imagen de un reportero cuyo título no está a la altura de su poder y talla”, dice McGann, quien señala que a los jefes de las redacciones “les importa” lo que él dice y “puede llevar el nombre de un escritor al editor adecuado”.

El artículo se centra en su etapa en el diario Político, donde fue el corresponsal jefe antes de trabajar en el New York Times y supuestamente creó un “entorno tóxico” de trabajo a través de sus habladurías, que algunas de las mujeres sospechan impactaron en su “reputación”.

Asimismo, el reportaje destaca que, al llegar a los medios donde trabajaban, a algunas becarias se les advertía sobre Thrush: “Entre las mujeres que empezaban en Washington, se corría la voz de que tuvieras cuidado si lo conocías en un evento con alcohol o te enviaba un mensaje directo en Twitter”.

El descargo del acusado

En un comunicado, el periodista aseguró “lamentar profundamente” haber “disgustado” a una periodista de 23 años que rechazó sus avances el pasado mes de junio, de la que habla el artículo, y consideró ese incidente una “experiencia transformadora”.

Thrush reconoció su abuso del alcohol en los últimos años, durante los que dijo haber hecho cosas de las que se “avergüenza”, e indicó que planea empezar un tratamiento para el alcoholismo, decisión hacia la que el New York Times expresó su apoyo.