El rescate se convirtió en la nueva obsesión del Presidente

''

Ya recuperado del “susto” que vivió el viernes, cuando debió aterrizar de emergencia camino a Chapadmalal, el presidente Mauricio Macri tiene por estas horas una obsesión: conocer en detalle y a cada momento las novedades sobre la búsqueda, hasta ahora infructuosa, del submarino ARA San Juan y sus 44 tripulantes, de los que nada se sabe desde la mañana del miércoles.

“El Presidente y Marcos [Peña] están en contacto permanente y piden que les demos toda la información posible”, afirmaron cerca del ministro de Defensa, Oscar Aguad, que pasó la jornada de ayer entre el edificio de la Armada y el ministerio, mientras recibía datos desde Puerto Belgrano, donde se concentra la llegada de información sobre la búsqueda, de la que ya participan un avión norteamericano y, desde ayer, un buque británico.

Cerca del jefe de Gabinete reconocieron que se sigue minuto a minuto la evolución de la investigación, aunque afirmaron: “Es un tema delicado, hay que ir de a poquito porque la información llega a cuentagotas y ya se hizo casi todo lo que se podía hacer”, afirmó un funcionario. Macri sigue las alternativas del intenso rastrillaje por aire y mar desde la residencia presidencial de Chapadmalal, desde donde volverá en la noche de hoy a Buenos Aires.

El ambiente en el Gobierno es de “preocupación” y también se trasluce algo de desánimo. “Está todo muy complicado, el clima no ayuda por la altura de las olas y la esperanza que teníamos ayer [por anteayer] se fue diluyendo”, reconoció un funcionario con conocimiento de los “esfuerzos” que se están haciendo para encontrar sanos y salvos a los marinos.