La maestra que fue brutalmente golpeada volvió a ser amenazada

''

Cintia Soledad Sampedro es el nombre de la docente de tercer grado de la escuela “Tomás Liberti” de Quilmes que fue violentamente atacada el miércoles pasado pocos minutos después de culminar su jornada laboral en el colegio. La mujer se dirigía a su casa cuando fue interceptada en un auto negro por dos hombres, quienes la obligaron a bajar del suyo, golpearon su rostro, le fracturaron una costilla y la amenazaron con una frase que estremece: “Si seguís jodiendo en esa escuela te voy a arrancar las víceras”, le dijo uno de los agresores.

Desde el entorno de la maestra y una gran parte de la comunidad educativa sospechan que el padre de uno de sus alumnos estuvo detrás del ataque, ya que el viernes anterior había amenazado a la mujer en medio de una discusión en la escuela y delante de la vicedirectora. Ese día, luego de retirar a su hijo, vio una nota en el cuaderno de comunicaciones que decía que el chico había contestado mal, y como no le gustó, volvió y la increpó violentamente. Cintia fue el lunes siguiente a la Justicia y denunció al hombre. Dos días después la atacaron.

El caso conmocionó a toda la ciudad y fueron varios los padres que protestaron frente al colegio. Fue tal el impacto que incluso las autoridades provinciales intervinieron en el caso, concurrieron a la escuela y citaron al papá acusado, quien negó su participación en el hecho.

En la declaración ante la Policía tras ser atacada, Cintia no logró identificar a los agresores aunque sí aclaró que no le robaron nada, lo que descartaría que se trató de un hecho de inseguridad.

Tres días después de lo ocurrido, Sampedro finalmente rompió el silencio y mientras aún se recupera de los golpes, brindó una entrevista a Infobae en la que dio su versión de lo ocurrido y reveló que en las últimas 72 horas, la volvieron a amenazar. Sólo que esta vez, fue a través de Facebook. “No paro de recibir mensajes de esta gente. Estuve en la comisaría mostrando los mensajes que la mamá (del nene) me manda”, aseguró.

Este medio tuvo conocimiento de que tanto el hombre (identificado como Jerónimo Podestá y quien realmente es el padrastro del estudiante) como la mamá del niño, Cecilia Podestá, cuentan con varias denuncias por violencia y amenazas de otros vecinos que fueron radicadas en la Fiscalía 11 de Quilmes.

“A mí me amenazaron de muerte el viernes (10 de noviembre) en la escuela delante de la vicedirectora. La denuncia la hice el lunes sola. La escuela no intervino”, contó la mujer a este medio. Si bien no pudo asegurar que el papá de su alumno fue el “autor intelectual” del episodio, sí dejó entrever las sospechas de que lo que pasó podría estar vinculado a su altercado con el hombre. Todo es materia de investigación y aún no se pudieron establecer las responsabilidades del caso.

“Después de que este señor dijo textualmente ”te voy a arrancar la cabeza a vos señorita Cintia y a vos (dirigiéndose a la vicedirectora) y a todos los de esta escuela que quieran pasar por sobre mi hijo”, el lunes hice la denuncia y el miércoles me pegaron”, relató la docente, quien admitió estar “viviendo una pesadilla, en la que ni siquiera puede dormir”.

Pero los encuentros marcados por la violencia no son algo nuevo. La mujer comentó que tuvieron fuertes encuentros con el acusado. “Tuve un montón de situaciones. En la reunión de padres se peleó con todos y gritó”, remarcó.

Al ser preguntada si creía que el ataque tiene que ver con su labor como docente, Cintia aseguró que no lo sabe, aunque aclaro: “Es que no me robaron nada. Yo abrí la puerta del auto para que se lo lleven. Y no querían el auto, ni plata, ni nada. Sólo golpearme. Primero fue una cachetada muy fuerte y luego me tiraron al piso. Me dieron golpes en el estómago y tengo una costilla fisurada”.

A pesar de asegurar que teme perder su trabajo por sus dichos, Cintia dijo “que los directivos mienten” porque su intención es “cuidar a la escuela” ya que es un establecimiento educativo “muy prestigioso” en la ciudad. En síntesis, esperaba un mayor acompañamiento luego de la golpiza. “Yo no miento y ya no me importa nada. Vivo un infierno”, remarcó.

En dialogo ayer con este medio, el jefe de Inspección Regional 4, Claudio Roselli, aseguró que la docente agredida se tomó licencia por al menos una semana y que el equipo directivo “cuidó y acompañó a la docente y a los chicos”. En ese sentido, dijo: “Encontramos a la mayor parte de los papás con una actitud de proteger a la escuela para que pueda seguir funcionando y preocupados por el colegio para que los chicos puedan ir. Estuvimos también observando el acompañamiento de las autoridades en esta situación” .

Por lo pronto, el próximo martes por la mañana se va llevar adelante una manifestación frente a la escuela con el apoyo de distintos gremios. Cintia le adelantó a Infobae que va a participar “porque quiere dar la cara” y responder al apoyo que ha recibido de muchos padres, de los vecinos y de otros colegas.