Ordenarán una pericia contable por las “Horas Ospe”

''

Tras la realización de la audiencia imputativa para el comisario Adrián Rodríguez en el marco de la causa denominada “Horas Ospe” (Orden de Servicio Policial Extraordinario), el fiscal de Violencia y Corrupción Institucional, Ezequiel Hernández, dio algunas precisiones sobre lo ocurrido y del rumbo de la investigación.

“Rodríguez decidió no declarar hasta tanto conozca bien la evidencia de la imputación que ahora le hicimos”, dijo el integrante de la Unidad de Delitos Complejos que funciona dentro de la estructura del Ministerio Público de la Acusación (MPA). La citación estaba prevista para las 10 de la mañana del viernes y se realizó en las nuevas instalaciones del MPA, en avenida General López 3302 -esquina Saavedra-.

Allí Hernández atribuyó al ex jefe de las unidades regionales 1 (La Capital) y 5 (Castellanos) de la Policía provincial, la presunta coautoría en el delito de “defraudación doblemente calificada (por ser en perjuicio de la administración pública y por ser cometida por funcionario público), en concurso ideal con falsedad ideológica en instrumento público”, informó la oficina de prensa del MPA.

En el marco de la misma investigación “Horas Ospe”, otros dos policías ya fueron imputados el pasado lunes. Por su parte, entre el martes y el viernes de la próxima semana se realizará la atribución delictiva a otros 10 agentes más de la fuerza, mientras que el resto del personal investigado será citado antes de fin año y en los primeros días de 2018.

“No sólo se le atribuyeron hechos de superposición horaria, sino también haber consentido y autorizado la realización de horas Ospe (Orden de Servicio de Policía Extraordinaria) y adicionales en exceso de lo que establece la reglamentación” precisó el fiscal. A modo ilustrativo, dijo que “la reglamentación establece un máximo de 120 horas quincenales”, cuando en “muchos casos se detectaron excesos en esas 120 horas”.

Pero el caso no termina allí, porque también se detectó “superposición horaria”; es decir, policías que decían estar haciendo horas extras cuando en realidad estaban haciendo el servicio ordinario. Y superposición entre sí, decir que al mismo tiempo que estaban haciendo horas Ospe estaban haciendo adicionales”, explicó.

“Puntualmente lo que le endilgamos a Rodríguez en esta ocasión es haber autorizado gente que él tenía con dependencia directa”. El lapso estudiado abarca “del 1º de enero al 1º de junio de 2015” y alcanza a tres personas de la Ayudantía de la URI. Es decir, que si bien los casos son tres “los hechos son muchos, porque por quincena se detectaban varias irregularidades”, señaló Hernández.

Consultado acerca del monto que significó para el Estado el abuso en la utilización de “extras”, el fiscal reconoció que “se puede cuantificar en dinero”, pero dijo que “no lo voy a hacer en este acto, porque una de las medidas a realizar es una pericial contable para determinar el monto exacto, porque no sólo se refiere a la modalidad de horas extraordinarias, sino que además tenían la modalidad de no cumplir las horas ordinarias que tenían asignadas”.

Para ejemplificar, el titular de la investigación penal dijo que “tenemos casos de policías que trabajaron en 15 días, 40 horas ordinarias y 240 extraordinarias. Y en los casos más burdos trabajaron 26 horas por día”. Es decir que “es un caso de corrupción bastante extendido en la Unidad Regional Uno”, aunque también “hay denuncias de otras unidades” de la primera circunscripción judicial.

A propósito del conocimiento que pudo haber tenido Rodríguez de la estafa al Estado provincial, el fiscal aclaró que “le atribuimos puntualmente documentos que tienen la firma de él”. “Por lo pronto quienes autorizan las horas Ospe son los jefes de cada dependencia”, por lo que “se va a evaluar fuerza por fuerza, y como ya se informó se va a ir citando a las personas progresivamente”, destacó.

Escuchas filtradas

Luego de la audiencia de atribución imputativa para el comisario Rodríguez, el fiscal de la Unidad de Delitos Complejos, Ezequiel Hernández, se refirió a las escuchas filtradas a la prensa, en las que se lo oye al jefe policial, entablando un diálogo con el ministro de Seguridad de la provincia, Maximiliano Pullaro, acerca de los concursos de ascensos de la fuerza.

“Tanto Rodríguez como su abogado hicieron consultas” sobre ese tema, reconoció el fiscal, que mandó a los periodistas a preguntarle a su par Roberto Apullán por qué ordenó la detención y encuadró la investigación en torno a la figura legal del “cohecho”. “Eso lo pueden consultar al fiscal que ordenó la detención, yo no la ordené”, dijo y afirmó que el “cohecho está descartado”.

En contrapartida, el Dr. Hernández sostuvo que la hipótesis que sigue la fiscalía “podría encuadrar en una omisión de denuncia”, pero que todavía no hubo imputados por el hecho. Acto seguido dijo que Pullaro “no es imputado, y por lo que consta en el legajo nunca lo fue”.

En tanto, Hernández informó que “pedimos un informe al Ministerio de Justicia” sobre el concurso de ascensos y “recibimos un informe extenso” y que como próxima medida “vamos a citar a los jurados del concurso”.