El gobierno promete “premios y castigos” a las provincias

''

El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, aseguró ayer que el pacto fiscal firmado con los gobernadores de 23 provincias, establece “premios y castigos para cumplidores e incumplidores”, mientras su par del Interior, Rogelio Frigerio, sostuvo que el acuerdo “se tiene que cumplir”.

El gobierno nacional logró el jeuves, luego de intensas negociaciones, firmar con un pacto que le permitirá transferir más fondos a la provincia de Buenos Aires, bajar los haberes jubilatorios y modificar los impuestos provinciales, subiendo el inmobiliario y bajando Ingresos Brutos.

Al referirse a ese entendimiento, Dujovne subrayó que “prevé premios y castigos para cumplidores e incumplidores” y garantizó que ese instrumento, que aún debe ser aprobado por el Congreso, estará “en plena vigencia” desde el primero de enero próximo.

“El primero de enero tendremos la plena vigencia del pacto fiscal y se eliminarán las aduanas interiores de la Argentina”, señaló.

En declaraciones radiales, Dujovne resaltó que el acuerdo “tiene algunas dimensiones importantes” al argumentar que “es normalizador porque se desiste de todos los juicios cruzados por coparticipación, por leyes nacionales, por asignaciones específicas de impuestos que existían entre provincias y Nación y entre la provincia de Buenos Aires y el resto de las provincias”.

El jefe del Palacio de Hacienda reconoció: “No los vamos a notar ahora, es algo que vamos a notar dentro de treinta o cuarenta años”.

Por su parte, Frigerio consideró: “Este acuerdo se va a cumplir y se tiene que cumplir”.

“Es que no se puede vivir eternamente con déficit y de prestado; por eso, implica un esfuerzo común del Estado nacional y las provincias”, enfatizó el funcionario.

En declaraciones radiales, Frigerio resaltó: “Hicimos un gran esfuerzo para lograr borrón y cuenta nueva y se terminen así los juicios de las provincias a la Nación por la coparticipación”.

A su criterio, “no hay recursos para pagar más de lo que crecen los precios”. Además, el ministro minimizó que la provincia de San Luis no haya sellado el acuerdo al sostener que “no implica que no lo pueda hacer en los próximos días”.

También estimó que el pacto será debatido en sesiones ordinarias en el Senado, y en extraordinarias en Diputados para ser aprobado “a fines de diciembre”.

Con respecto al régimen previsional, Frigerio garantizó que las jubilaciones “van a tener un sistema que garantice que no pierdan poder de compra”.

La Asociación Empresaria Argentina (AEA) y la Cámara Argentina de Comercio y Servicios apoyaron ayer el pacto fiscal firmado entre la Nación y las provincias, y consideraron que favorecerá la recuperación económica, la creación de empleo y la llegada de inversiones.

“El acuerdo es muy relevante por cuanto contribuirá a reducir la presión tributaria e incrementar la formalización de la economía, simultáneamente con una reducción del déficit fiscal”, señaló la influyente AEA, que dirige Jaime Campos.

En un comunicado, la cámara destacó el hecho de que “se haya logrado un acuerdo en lo que respecta a la reducción de los impuestos distorsivos”.

“Reiteradamente hemos sostenido el impacto negativo que tales tributos tienen sobre la inversión, el desarrollo económico y la creación de empleo”, indicó y afirmó que la Nación y las provincias dieron “una fuerte muestra de madurez institucional, lo que sin lugar a dudas redundará en un ambiente aún más propicio para las inversiones”.

La CAC manifestó su “satisfacción” por el acuerdo y consideró que “este pacto posibilitará un reordenamiento fiscal que, por un lado, reduzca la elevada presión fiscal que sufre el sector privado, una de las causas fundamentales del costo argentino, y, por el otro, corrija la estructura de impuestos que generan distorsiones en las cadenas de valor”.

“Este es un tema sobre el que la CAC reiteradamente se ha pronunciado dado que considera que es una de las principales trabas que impiden el desarrollo económico, la mejora de la competitividad, la creación de empleo productivo y la inserción en el mundo”, consideró la entidad que conduce Jorge Di Fiori.

Agregó que “desde una perspectiva histórica, este pacto zanjaría las diferencias entre el Estado Nacional y las Provincias, propiciando un marco de gobernabilidad que le dé sustento a un crecimiento y desarrollo a mediano y largo plazo, transitando una etapa de diálogo entre las distintas fuerzas políticas y actores sociales”.