Valiente accionar de guardavidas en un rescate

''

El operativo de rescate comenzó cerca de las 16.30 de ayer, cuando el anemómetro marcaba ráfagas de viento de hasta 41.8 km/h, y la visibilidad en la playa de la Costanera Oeste era casi nula.

 

Fue entonces cuando los guardavías de Playa Grande, que todavía desplegaban sus elementos para el inicio de temporada que se había inaugurado apenas horas antes, recibieron el alerta de lo que ocurría.

De inmediato los cinco rescatistas salieron corriendo por la playa entre los remolinos de arena unos 300 metros hacia el Norte, e ingresaron a la laguna 200 metros aguas adentro en medio de un intenso oleaje formado por el viento sur contra la corriente, que dificultaba mantenerse a salvo.

Así, los guardavidas lograron alcanzar la zona donde una embarcación había sufrido una vuelta de campana y sus dos jóvenes ocupantes habían caído al agua. Los náufragos fueron arrastrados por las olas y separados uno del otro. Casi sin posibilidad de verlos, uno de los rescatistas escuchaba los gritos desesperados de “auxilio, me muero”.

Al momento del ingreso del fuerte viento, en el repentino cambio de las condiciones climáticas de la tarde de ayer, los navegantes habían dejado los salvavidas adentro de la embarcación, por lo que tras el naufragio se mantenían a flote por sus propios medios y uno de ellos —el más corpulento— fue alcanzado por los guardavidas cuando sus energías ya escaseaban. Ambos habían entrado en estado de pánico.

 

Rescate

Los guardavidas Guillermo Torres y Félix Finos, que contaban sólo con un torpedo de flotación porque el operativo de playas recién comenzaba, arrastraron con sumo oficio a los náufragos hasta la costa y lograron salvar sus vidas. Los rostros todavía mostraban su desesperación. “Lo de ayer fue muy fuerte”, dijo hoy más tranquilo el guardavidas Torres.

Del operativo de rescate participaron también dos guardavidas del Lawn Tenis Club que habían observado lo que ocurría desde el balcón que da sobre la laguna y decidieron sumarse.

Tras el rescate, los guardavidas Torres y Finos decidieron inmortalizar el momento junto a los jóvenes a los que minutos antes les habían salvado la vida (fotografía que acompaña esta historia). “Esa foto es para mí recuerdo, porque fue muy fuerte”, dijo Torres, quien dos temporadas atrás, la tarde del 14 de febrero de 2015, le salvó la vida a una nena de dos años en los piletones del Parque Garay al practicarle reanimación cardio pulmonar (RCP). Aquel era el día conmemorativo del Guardavidas.