Lagomarsino dijo que tiene miedo de ir preso

''

Luego de su declaración indagatoria ante juez federal Julián Ercolini, el perito informático Diego Lagomarsino brindó una entrevista radial, en la que reveló que tiene miedo de ir preso, aseguró que Alberto Nisman se suicidó y lamentó que por llevar la tobillera electrónica no puede utilizar la pileta de su casa.

En diálogo con Radio Con Vos, Lagomarsino reconoció que tiene miedo de ir preso, sobre todo porque dice ser inocente: “Tengo miedo de ir preso, quién no tendría miedo de eso. Pero más miedo tengo porque soy inocente. Si hubiera sido culpable, bueno, tenés una responsabilidad, hacete cargo, en mi caso, no tengo responsabilidad en lo que pasó. Juzgame por llevar el arma, pero no me acuses de algo que no es”, señaló al respecto.

En esa línea, señaló que no se siente cómodo con la tobillera electrónica que le instalaron en los últimos días, y dijo que “es muy difícil” tenerla puesta, “ahora me da hasta pudor bajar a la pileta de mi casa… es una mierda, es una mierda siendo inocente. Esto lo tendría que tener un criminal”.

Respecto de la noche en la que llevó el arma, Lagomarsino dijo que “Alberto me pidió un arma y yo se la llevé. El plan (del que me acusan) no existe. Alberto me pidió el arma para la protección de sus hijas. Yo no sabía que estaban en Europa. Alberto me había dicho que se iba de vacaciones, no me dijo con quién. Cuando me pidió el arma, yo le pregunté si no tenía un arma encima”.

En esa línea, justificó que el fiscal quisiera un arma para defenderse: “Hay que tomar el contexto. Había denunciado al presidente, y eran lógicos los miedos que me planteó”, al tiempo que aseguró que Nisman le había dicho que ”ya ni confío ni en la custodia””.

Lagormarsino también habló del tipo de relación que tenía con Nisman, y explicó que “era una relación, que después la evalué en terapia… no podía decirle que no, que estaba siempre disponible para él. Mi terapeuta definió lo de ”amo-esclavo””.

Respecto de la pericia de Gendarmería, dijo que “mis peritos encuentran muchas diferencias que son muy llamativas, como la aparición de ketamina y no norketamina en su metabolito, en el hígado. El metabolito es la transformación de un químico en otro a través los órganos del cuerpo. Si hubo ketamina, debería haber existido en el hígado la norketamina, que es su modificación. No apareció norketamina. Dudo de la pericia de Gendarmería. Estaría bueno contrastar las pericias para encontrar la verdad”.

En otro tramo de la entrevista, cuando le consultaron si creía que Nisman se había suicidado, dijo que “creo que fue un auto disparo, no se el motivo. La mecánica es autodisparo y el término legal es suicidio. No lo veía con ánimos de quitarse la vida, ni loco. El único momento en que se quiebra… habría que ir para atrás, Alberto tenía altibajos de humor, altibajos de 5, 10 minutos. Cuando lo vi ese sábado, estaba bien, y se quebró cuando me dijo lo de las hijas”.

El martes, Lagomarsino declaró que entre él y Alberto Nisman había “una relación de amo-esclavo”, que nunca tuvo “vínculos con los servicios de inteligencia” y que era apoderado de una cuenta bancaria en Estados Unidos junto a familiares del fiscal por “pedido” de éste, ya que su madre, Sara Garfunkel, estaba “bastante enferma”.

En casi diez horas de indagatoria ante el juez federal Julián Ercolini, Lagomarsino ratificó que concurrió ese sábado 17 de enero de 2015 a la torre Le Parc, al piso 13, donde vivía Nisman, que éste le preguntó si tenía un arma y que, al dar una respuesta afirmativa, el fiscal le ordenó: “Necesito que me la traigas”.

En ese sentido, remarcó que quiso hacerle “un favor” a Nisman y creyó que, por su condición de fiscal, no iba a tener problemas en la portación de un arma de fuego que fuese de otra persona: explicó además que se enteró de la muerte a través de un mensaje que le envió su hermano.

El técnico informático se quebró al llanto en varios tramos de su indagatoria en el cuarto piso de los tribunales de Comodoro Py, donde estuvieron en la audiencia el juez Ercolini, el fiscal Eduardo Taiano y secretarios, junto a los dos abogados de Lagomarsino.

Es la segunda declaración indagatoria de Lagomarsino pero la primera acusado de haber sido “partícipe necesario” del homicidio de ese 18 de enero de 2015 que tuvo como víctima al entonces titular de la Unidad Fiscal de Investigación del atentado a la AMIA.

El técnico informático por el momento seguirá en libertad y con tobillera electrónica junto con GSP que monitorea sus movimientos, en tanto que la semana próxima serán indagados cuatro custodios que tenía asignados Nisman por incumplimiento de los deberes de funcionario público.