La empresa de avales de Acindar amplía su fondo

''

Apartir del segundo semestre, diversos sectores de la economía comenzaron a evidenciar un incremento “notable” en su actividad y una mayor necesidad de financiamiento para desarrollar proyectos productivos.

Esto es afirmado desde Acindar Pymes, la Sociedad de Garantía Recíproca (SGR) privada más grande del país, cuya misión es otorgar avales de respaldo (garantías) a las pequeñas y medianas empresas para que éstas puedan acceder a mejores condiciones de financiamiento a través de bancos, mercado de capitales y proveedores. Lo que se traduce en favorables opciones de plazo, tasa y condiciones de crédito que sólo obtienen contando con un aval.

En concreto, en un año de pleno crecimiento para la compañía, acaba de anunciar que fue autorizada por el Gobierno para incrementar su fondo de garantía en un 86%. Es decir, pudo sumar $945 millones, y alcanzar así un total de $2.041 millones.

De esta manera, la SGR Acindar Pymes estima cerrar el 2017 con $5.033 millones de avales emitidos, duplicando los $2.340 millones de 2016.

Además, en lo que va del año, la empresa incorporó a 845 pymes nuevas al sistema, un 120% más que el año pasado.

“Hay una recuperación notable de la actividad económica durante el año y hay una vocación de la sociedad de capturar o identificar rápidamente las oportunidades y herramientas financieras que el Gobierno le dio al mercado”, resume José Ignacio Giraudo, CEO de Acindar, a iProfesional.

De esta manera, Acindar Pymes cuenta con un 20% del mercado de las SGR, 2.220 pymes asistidas en su historia y $12.700 millones emitidos en avales.

La firma comenzó a operar en 2005, como una manera de apoyar a toda la cadena de valor de Acindar, y a partir de 2011 se abrió al mercado en general y a diversos sectores, como industria, minería, comercio, construcción, agricultura y servicios, para abarcar todo el país.

“Esta gran decisión estratégica de la SGR potenció enormemente su crecimiento, y ha sido la decisión de asistir a las empresas que están fuera de la cadena de valor de la empresa que la originó. Fue un crecimiento exponencial desde ese momento y también hubo una curva de aprendizaje que ayudó a potenciar el negocio”, completa Giraudo.

También rescata que ayudó a este despegue las condiciones externas y que las instituciones financieras comenzaron a ofrecer nuevos productos con el apoyo del Gobierno.

Te puede interesarHipotecarios: el “Lado B” del pago de las cuotas en UVA y el impacto de la tasa de interés para créditos a 20 o 30 años
Respecto al incremento anunciado en el capital de respaldo, Rodrigo Menéndez, Presidente de Acindar Pymes, dice a iProfesional: “Habíamos llegado al límite máximo permitido en el fondo de riesgo, por lo que solicitamos incrementarlo porque nuestro objetivo es seguir creciendo y llegar a más pymes en todo el país y firmas de menor tamaño”.

“Estratégicamente estamos mirando el negocio a futuro, para los próximos 5 a 10 años, por eso incrementamos este capital de respaldo, seguimos abriendo corresponsalías y agencias en el interior para facilitar acceso de pymes al financiamiento, trabajando en la digitalización y en brindar más servicios”, completa Menéndez.

Respecto a esta mirada expansiva, Jorge Laya, Gerente General de Acindar Pymes, completa: “Si sólo te quedás con tu cadena de valor no estás tomando un riesgo verdadero y el negocio no crece. Por eso desde hace unos años nos adelantamos al actual presente”.

Y acota: “Hoy Acindar no sólo es conocida en todo el país por vender acero, sino por este apoyo a las pymes y a su desarrollo”.

A la vez, menciona que una SGR permite que una pequeña y mediana empresa obtenga financiamiento con rapidez, ya que si solicita emitir una Obligación Negociable (ON) Simple, desde que la pyme hace el pedido hasta que recibe el dinero lleva una demora total de cuatro semanas y “los costos son sustancialmente menores”.

Además, Laya menciona que otro de sus diferenciales es su “calificación express”, que precalifica a las pymes en menos de 48 horas para operaciones inferiores a los 6 millones de pesos.

“Eso nos permitió crecer exponencialmente en el último tiempo, ya que de nada sirve en un proceso crediticio dejar esperando a una pyme 3 o 4 meses”, concluye.

En cambio, según menciona, las pymes que descuentan cheques fuera del sistema de una SGR, por ejemplo en las cuevas, están pagando entre 15 a 20 puntos porcentuales más que en un crédito bancario a través de una Sociedad de Garantía Reciproca.

“Los bancos tienen que vernos como un complemento, no como un enemigo, ya que la SGR llega donde no están ellos, sobre todo porque los requisitos crediticios son menores a los que piden las entidades financieras”, finaliza Laya.-

IPROFESIONAL