Charles Manson está internado en grave estado

''

Charles Manson, condenado a cadena perpetua por varios asesinatos, fue internado nuevamente en un hospital, aunque las autoridades se negaron a dar detalles sobre el estado de salud del exlíder de una secta, de 83 años, informan hoy los medios estadounidenses.

Manson es uno de los asesinos más famosos del mundo. En 1969 instó a miembros de su secta a cometer una serie de crueles asesinatos sin motivo aparente en Los Ángeles. Entre las siete personas con cuya vida acabaron se encontraba la actriz Sharon Tate, que era esposa en ese momento del director de cine Roman Polanski y estaba embarazada de ocho meses.

La revista TMZ informó que el estado se Manson es muy grave. En enero ya fue tratado en el hospital por serias hemorragias intestinales.

También Los Angeles Times escribe sobre el caso citando a la oficina del sheriff de Kern County. Una portavoz de instituciones penitenciarias de California indicó al periódico únicamente que Manson sigue con vida pero que no daría más detalles para proteger la esfera privada del preso.TMZ indica que Manson fue trasladado al hospital en la ciudad de Bakersfield en California hace unos días.

Aunque Manson –entonces de 34 años– no estuvo en los escenarios de los asesinatos, la fiscalía lo presentó como un monstruo instigador a quien sus seguidores obedecían sin condiciones.

Al principio fue condenado a muerte por los crímenes, pero en 1972 se conmutó esa pena por la de cadena perpetua, cuando California abolió la pena capital durante algunos años. Se le ha denegado desde entonces una decena de veces la libertad condicional. Para la próxima vista al respecto debía esperar hasta 2027.

En 2015 Manson solicitó en la prisión de Corcoran State casarse con una mujer de 27 años, pero un tribunal denegó el permiso. La joven había entrado en contacto con él siendo adolescente, según contó a la revista Rolling Stone.

Crímenes que conmovieron al mundo

Todo ocurrió en la medianoche del sábado 9 de agosto de 1969 en una aislada mansión de las colinas de Los Ángeles, ubicada en Cielo Drive 10050, Beverly Hills. Era el año del festival de Woodstock, de la película Easy Rider y de la llegada del hombre a la Luna.

Armados con un cuchillo Buck de bolsillo –similar a una bayoneta– y un revólver Longhorn calibre 22, aquella noche cuatro jóvenes seguidores de Manson mataron a la actriz Sharon Tate (28) y a cuatro personas más. En las paredes escribieron cerdos, usando la sangre de las víctimas.

Esposa del cineasta Roman Polanski, Sharon Tate tenía un embarazo avanzado y recibió 17 puñaladas: apareció colgada de una soga en el living de la mansión. A su lado estaba Jay Sebring (34), el peluquero de estrellas como Frank Sinatra y Paul Newman, con un balazo y siete puñaladas. En el jardín estaban los cadáveres de la millonaria Abigail Folger (25) y el de su novio Voytek Frykowski (32); ella tenía 28 puñaladas y él, 51, además de 2 balazos. Adentro de un auto y con cuatro balazos estaba Steven Parent (18), que había ido a visitar al cuidador de la mansión.

Era verano en Los Angeles y la noticia corrió rápido. En la TV se hablaba de miembros de algún culto satánico enojados con Roman Polanski por su éxito de 1968, El bebé de Rosemary.

No se trataba de una masacre aislada, pero la Policía tardó en saberlo. La serie había empezado el 31 de julio de 1969 cuando Susan Atkins y Robert Beausoleil –del clan Manson– acuchillaron a un profesor de música, Gary Hinman. Y el 10 de agosto mataron a un matrimonio de comerciantes, Leno y Rosemary La Bianca.

Detenida a la espera de juicio por el asesinato de Gary Hinman, Susan Atkins contó su historia a una compañera de celda, Ronnie Howard. “Charlie es Jesucristo, yo maté a Sharon Tate”, le dijo, explicando que también habían participado otras dos mujeres y un hombre.

Temiendo por su vida, Ronnie Howard contó a la policía lo que había oído. El 3 de diciembre de 1969 se anunció que el caso estaba resuelto. El clan Manson, integrado por unas 15 personas que provenían de hogares de clase media, vivía en una granja abandonada en las afueras de Los Ángeles. Tenían armas y drogas, se alimentaban con desechos de los supermercados y creían que el fin del mundo era inminente.

Aunque el fiscal Bugliosi no pudo probar que Charles Manson hubiera participado en los asesinatos, el testimonio de Susan Atkins sirvió para implicarlo.

Bugliosi caracterizó a Manson como un vagabundo, frustrado cantante y guitarrista, que dice ser Jesucristo y que, enmascarándose detrás la imagen tradicional de un hippie que busca paz y amor, es en realidad un megalomaníaco que tiene una insaciable sed de poder y una intensa obsesión por las muertes violentas.

“No soy un monstruo, soy un espejo, lo que está en mí también está en ustedes”, decía Manson. El juicio terminó el 17 de abril de 1971 cuando el juez Charles Older condenó a muerte a Charles Manson, Patricia Krenwinkel, Susan Atkins y Leslie Van Houten. En 1972 California abolió la pena de muerte y todos ellos se salvaron de la pena capital.