La UIA reclamó leyes “cumplibles”

''

Con la presencia de más de 1500 asistentes, el arranque de la IV Conferencia Mundial sobre la Erradicación Sostenida del Trabajo Infantil sirvió ayer como caja de resonancia de críticas al gobierno anterior y reclamos para avanzar en cambios legislativos. Si bien el objetivo de la convocatoria era hacer un balance sobre las deudas en materia de niñez en todo el planeta, la apertura del evento no escapó a las definiciones sobre la realidad nacional. En esa sintonía se expresó el vicepresidente de la Unión Industrial Argentina (UIA), Daniel Funes de Rioja, quien deslizó que las leyes actuales son incumplibles y, por lo tanto, incentivan la informalidad laboral.

En un auditorio casi lleno en el predio palermitano de la Sociedad Rural, De Rioja fue uno de los animadores de la apertura de la cumbre. En la mesa central estaba sentado junto él su contraparte sindical, el secretario de relaciones internacionales de la CGT, Gerardo Martínez. También estaban presentes figuras de renombre internacional, entre ellas, la máxima autoridad del trabajo a nivel mundial, el director general de la OIT, Guy Ryder, y el Premio Nobel de la paz en 2014, Kailash Satyarthi, un activista reconocido por su lucha en los derechos de los niños.

Por parte del Estado nacional, hablaron en la ceremonia el director de Asia y Oceanía de la Cancillería Argentina, el ministro Estanislao Zawels, el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, quien ocupó la centralidad del acto.

Luego de una introducción que tuvo como presentadora de las jornadas a la modelo Valeria Mazza, el momento más picante estuvo a cargo de Funes de Rioja. Protocolar, lamentó por la realidad “preocupante y lamentable que hiere a nuestra ética y estética en la vida laboral” como es el trabajo infantil y forzoso. Además reafirmó los compromisos de la conferencia en torno a las ediciones anteriores de Oslo (1997), La Haya (2010) y Brasilia (2013) y abogó por el diálogo tripartito entre el Estado, los trabajadores y las empresas.

“Estamos comprometidos a poner un punto de inflexión”, sostuvo el titular de la cámara alimenticia Copal. “Nuestro compromiso indeclinable es que se terminen con los abusos de esta naturaleza. Los derechos humanos son una piedra angular del sistema”, señaló, al tiempo que instó a reforzar la cooperación internacional, en la que deben adaptarse las circunstancias de cada país y “así crear sinergias en nuestras regiones”.

En el momento de mayor contenido político de su discurso, el empresario que ocupó años atrás la presidencia de Organización Internacional de Empleadores (la “CGT” de los privados a escala global) se mostró cercano a la Casa Rosada, al señalar que comparte “la estrategia que el Gobierno fijó en materia de protección social para el alivio de la pobreza”.

“Mi país, vergonzosamente, ha heredado una historia de 30% de pobreza que tenemos que remediar entre todos. Somos todos responsables, no hay alguien responsable. El sector empresarial asume esa parte que le toca”, dijo Funes de Rioja, tras señalar críticas al kirchnerismo pero admitiendo una suerte de mea culpa. Esas palabras fueron las únicas que arrancaron aplausos espontáneos en el auditorio.

Tras ese reconocimiento, Funes de Rioja pidió sin embargo avanzar de lleno en cambios estructurales, en un reclamo a tono con la negociación que encabeza la Casa Rosada con empresarios, sindicatos y gobernadores en materia de reformas tributarias, laborales y previsionales. En el auditorio, además de Martínez, estaban los triunviros de la CGT Héctor Daer y Juan Carlos Schmid.

“Queremos una regulación inteligente y cumplible para erradicar la informalidad. Estamos trabajando con Gobierno y trabajadores para remover las causas sistémicas, endémicas, estructurales que han llevado a la región en América Latina a elevadísimos índices de informalidad,esa informalidad repudia el desarrollo y desliza la ilegalidad”, señaló el vicepresidente de la UIA. E insistió enfáticamente: “Pedimos marcos legales cumplibles, que sean fáciles para las pequeñas micro empresas, para que puedan cumplir con sus obligaciones”.

Hasta anoche, los interlocutores de la CGT y del Gobierno nacional no lograban demasiados avances en torno a la reforma laboral. Desde el Ministerio de Trabajo confiaban durante la conferencia que se avanzaría pronto en destrabar los desacuerdos en torno a la reforma de aspectos sustanciales de la Ley de Contrato de Trabajo, y que son innegociables para la central obrera por considerarlos perjudiciales para los trabajadores. Hubo de hecho conversaciones informales entre la cúpula gremial y fuincionarios de la cartera laboral durante el desarrollo del evento.

El triunviro Juan Carlos Schmid señaló ayer a Infobae que aún esperaban una devolución superadora del borrador original a las observaciones de la parte sindical, aunque no descartó que exista un proyecto consensuado. “Estamos en tratativas si se pueden modificar algunos aspectos”, definió.

En su discurso, Gerardo Martínez, quien remarcó su “amistad” con los integrantes del panel de apertura, hizo énfasis en los 7 millones de jóvenes repartidos a lo largo y ancho del país, y expresó su preocupación porque al menos un millón de ellos no estudia ni trabaja, mientras que la mitad está buscando y no encuentra empleo. Además, el 58% de esta población está en la informalidad, recordó. Se trata de uno de los ejes de la reforma laboral: el blanqueo y perdón fiscal para las empresas.”La vida de estos jóvenes parece suspendida. Pareciera que estuvieran predestinados a tener condiciones salariales precarias”, planteó.

En este sentido, el titular de la Uocra señaló que el empleo juvenil precario y el trabajo infantil exige “acciones medibles y concretas”. “Aspiramos a una sociedad que no sea cómplice de estas practicas. Los empresarios deben proceder en el marco de la ley y proceder en el respeto de los derechos humanos y civiles”, exigió, aunque vinculó este hecho a una realidad global. En concreto, planteó la creación de un tratado internacional vinculante en el arco de la OIT con capacidad de sanción para las empresas multinacionales infractores.

“La existencia de trabajo infantil y trabajo esclavo en nuestra sociedad es un indicador de explotación humana intolerable y característico de sociedades donde la brecha de desigualdad se hace cada vez más grande”, afirmó el secretario general de la Uocra.

Trabajo infantil: ¿que ha ido mal?

A su turno, los invitados internacionales focalizaron su intervención en el trabajo infantil y forzoso. Guy Ryder destacó que “todavía hoy hay 152 millones de niños y niñas víctimas del trabajo infantil; es decir, uno de cada 10 en el mundo”. En esta línea, recordó que el organismo se plantea el objetivo 8.7 de la Agenda 2030 de Naciones Unidas, que busca poner fin al trabajo infantil en todas sus formas de aquí al 2025, y al trabajo forzoso hacia el año 2030.

“Hoy tenemos que reflexionar, ¿que ha ido mal? ¿Por qué no tuvimos progreso? Dudo que hayamos sido enérgicos con las lecciones que aprendimos en el pasado”, planteó a su vez Kailash Satyarthi, quien ganó el Premio Nobel de la Paz por liberar a más de 86.000 chicos indios de la esclavitud. El ingeniero electrónico puso énfasis en la voluntad política de los gobiernos para erradicar el trabajo infantil. “Aquí hay cerca de 50 ministros de Trabajo. Ustedes tienen que ser los campeones, mostrar su liderazgo al volver a sus países y reclamar a sus presidentes la baja del trabajo infantil”, exigió.

Durante el cierre del acto, el ministro de Trabajo Jorge Triaca focalizó sobre la materia de la cumbre global y puso de manifiesto el compromiso del presidente Mauricio Macri en erradicar el trabajo infantil y “trabajar en conjunto con cada uno de los sectores en la generación de empleo decente para los jóvenes”. En esta tarea, enfatizó en que “trabajaremos junto a representantes de los trabajadores, empleadores y del gobierno de 193 países para eliminar esta problemática”.

“No podemos parar hasta que no haya un solo niño trabajando en lugar de estar jugando o estudiando”, afirmó. En tal sentido, remarcó la importancia de los datos de la Encuesta de Actividades de Niños, Niñas y Adolescentes (EANNA) que se difundirán este jueves, junto a un plan nacional que se llevará adelante en los próximos 4 años en la Argentina para trabajar para la erradicación del trabajo infantil.

Con la mira en el mundo

Con la cumbre, que se desarrolla el 14, 15 y 16 en la Ciudad de Buenos Aires, el Gobierno nacional apuesta a reforzar su estrategia de inserción internacional en los foros de diálogo multilateral. El objetivo es realzar el perfil global del Estado nacional y afianzar un perfil de liderazgo regional, luego de años de repliegue y cortocircuitos diplomáticos durante las presidencias de Cristina Kirchner.

En el marco de este sendero es que el próximo mes la Argentina será sede de una nueva ronda de la Organización Mundial de Comercio (OMC), otro de los organismos clave en el concierto de las naciones. Se trata del desafío previo a la cumbre del G20, el grupo que aglutina las economías emergentes y las potencias del mundo, que se realizará el año siguiente en el país.

Desde el 1 de diciembre, la Argentina ocupará la presidencia de la entidad y el Gobierno nacional mantiene altas expectativas para que el encuentro sirva como un atractivo para las inversiones extranjeras. En esa tarea Funes de Rioja volverá a tener un rol relevante: la Casa Rosada lo puso a cargo del “Business 20”, uno de los grupos de trabajo del G20. Sutil, el vicepresidente de la UIA recordó el dato durante la ceremonia.

IB