Mariano Rajoy pidió a la gente que acuda a las urnas el 21-D

''

Menos de 24 horas después de que 750.000 simpatizantes del soberanismo catalán encendieran las calles de Barcelona con una manifestación por la libertad de los independentistas presos, el presidente Mariano Rajoy vino a lanzar la candidatura de Xavier García Albiol, el líder del PP catalán que será candidato a presidente de la Generalitat para las elecciones del 21 de diciembre.

“Dentro de cinco semanas habrá urnas de verdad, con ley, con controles y con garantías. Urnas democráticas (dijo el presidente español). La campaña comenzará la noche de día 5, la víspera del 39º aniversario de la Constitución. Hasta ese día no podemos pedir el voto pero sí debemos explicar por qué es necesario llenar las urnas de esperanza y de coraje democráticos”. Es la primera vez que Rajoy visita Barcelona desde que decidió aplicar el artículo 155 de la Constitución por el cual intervino esta autonomía díscola que osó declararse independiente.

“La amenaza de la independencia es desgarradora, triste y ambiciosa. En España se puede defender cualquier idea, se puede ser incluso independentista pero los independentistas también están sometidos a la ley como lo estamos todos”, agregó Rajoy, en alusión al ex presidente catalán Carles Puigdemont, quien se refugió en Bélgica para esquivar la justicia española.

Rajoy entró al salón de convenciones del Barceló Sants, el hotel que está sobre la estación de trenes, entregándose al fervor de un racimo de señoras con banderas españolas de plástico que lo besaban y tomaban del brazo. Eran las once y media de la mañana, sonaba la banda de sonido festival que suena en cada acto del PP y las más de 1.300 personas que se abarrotaron en el salón alfombrado gritaban “¡Presidente!” y “¡Viva el rey!”. Lo acompañaban García Albiol, algunos miembros de su gabinete y dirigentes del partido.

En su primera visita a Barcelona desde que entró en vigencia el 155, el presidente quiso subrayar: “Las medidas excepcionales sólo deben adoptarse cuando no hay otra vía. Lo activamos después de agotar todas las invitaciones y requerimientos posibles para frenar la escalada de agresión a la convivencia pacífica. Había que recuperar el respeto a la libertad. Era urgente restituir el autogobierno, defender el interés general. Era inaplazable devolver la legalidad democrática a las instituciones catalanas y preservar los derechos de todos. Por eso lo hicimos no por otra razón”.

Didáctico, Rajoy explicó los cuatro propósitos por los que puso en marcha el 155: “Volver a la legalidad. No puede un gobierno aquí ni en ningún país democrático del mundo instalarse en la ilegalidad y además presumir de ello. El segundo objetivo: recuperar la confianza. Luego, proteger la recuperación económica y celebrar elecciones en situaciones de normalidad democrática. Si tuviera que resumir, diría que el objeto más importante de la aplicación del 155 es devolver la tranquilidad a la vida cotidiana, es darle normalidad a las cosas, es no cansar más a la gente”.

La culminación de la aplicación del 155 serán las elecciones del 21-D. De ahí el interés de Rajoy en reforzar la importancia de asistir a votar en una autonomía donde no es obligatorio hacerlo: “Votar es la expresión más visible de la democracia. Pero el voto debe ir acompañado de garantías. Qué se vota, quién se vota y cómo se vota. Una votación de verdad. Un voto libre, directo, secreto. Un voto democrático. Serán urnas para unas elecciones limpias y legales que instauren la democracia. Serán urnas con transparencia en su desarrollo, en su escrutinio y en su control”.

El presidente aprovechó la ocasión para despacharse contra el independentismo: “Una de las peores mentiras fue afirmar que los bancos y las empresas estarían encantados de invertir en una Cataluña independiente y que la economía no se vería afectada. Lamentablemente no ha sido así. Por eso quiero pedir a todas las empresas que han trabajado o trabajan en Cataluña, que no se vayan. Quiero pedir también a todos los españoles que compran y consumen productos catalanes que no dejen de hacerlo nunca. Por eso es tan urgente abrir una nueva etapa para que los catalanes no tengan que abonar la factura después de haber padecido la fractura”.

Rajoy dio cifras del crecimiento de España: “En los últimos tres años estamos creciendo por encima del 3%, más del doble que la zona euro. Este año, 2017, volveremos a crecer por encima del 3% y la previsión para el año que viene es que creceremos por encima del 2,3 % pero yo os digo, que si la normalidad se produce en Cataluña, ese 2,3 se convertirá otra vez en un crecimiento del 3% y lo mismo ocurre con el empleo”.

A su turno, el candidato del PP en Cataluña, Xavier García Albiol, dijo: “Unas 60 empresas diarias han abandonado Cataluña. Jamás tantas empresas huyeron de una región de ningún lugar del mundo. El consumo ha caído un 30 por ciento. Y el desempleo aumentó en octubre el doble que en el resto de España. ¿Qué preferís: empresa, empleo y futuro o revolución, cortes de carretera y huelgas?”.

García Albiol inició su discurso agradeciéndole a Rajoy que “hayas aplicado el articulo 155 y que hayas sacado a Puigdemont, a Junqueras (ex vicepresidente de la Generalitat) y que hayas cerrado las embajadas”, dijo mientras la gente aplaudía y el presidente se ponía de pie para saludar.

“Es evidente que se ha demostrado que la independencia es tóxica y destruye a Cataluña. Una de las mentiras que repiten los que quieren romper la sociedad catalana es que hay presos por sus ideas. Quiero pedirles que dejen de insultar a Cataluña y a España. No se persigue a nadie por sus ideas sino a quienes cometen delitos”, agregó el líder del PP catalán. García Albiol, que el 8 de diciembre cumple 50 años y que lo festejará en campaña por la Generalitat, le pidió al presidente que vuelva a Barcelona ese día. Rajoy le confirmó que regresará.

“Siempre hemos antepuesto el interés general de Cataluña, la convivencia, la prosperidad, el bienestar a los propios intereses del PP y nuestros intereses personales y por eso somos el mejor partido de la tierra”, había dicho la secretaria general del PP y ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, primera oradora del acto.

“Quienes cuestionan la justicia lo que están cuestionando es la democracia misma. Quien pretende algo al margen de la democracia y de la ley y se escapa, lo que hace es huir de la justicia. En democracia la razón no pertenece a nadie en concreto porque nos pertenece a todos”, había dicho la secretaria general. Minutos antes de las 13, el presidente Rajoy se despedía diciendo que “a los del lema excluyente de independencia o independencia, nosotros responderemos con estatuto, Constitución, con conciencia y sentido común. Le responderemos con Cataluña, España y Europa”. Volvían a sonar los clarinetes del PP y la gente comenzaba a desalojar el salón. Sobre las sillas tapizadas quedaban, desplomadas, las banderas españolas de plástico que la gente hizo ondear cuando llegó el presidente. Resaca de banderas en el final de fiesta partidaria fue la postal de domingo.