Macron viaja a Arabia Saudita por la crisis en Yemen

''

El presidente francés Emmanuel Macron está viajando inesperadamente a Arabia saudita esta noche para entrevistarse con el príncipe heredero Mohammed Bin Salman. El joven que, con su golpe “reformador” en el conservador reino, amenaza con atacar Líbano, forzar la intervención de Israel para destrozar a la milicia de Hezbolla y anular a Irán como nuevo poder regional. Arabia Saudita le ha declarado oficialmente la guerra al Líbano, un ex protectorado francés. Un conflicto de imprevisibles consecuencias para el mundo.

Luego que hoy los sauditas exigieran a sus ciudadanos abandonar Líbano inmediatamente, el presidente Macron decidió viajar a Riad por la noche. Viajará tras finalizar una visita de 24 horas en los Emiratos Unidos y Abhu Dhabi para inaugurar el museo del Louvre allí y entrevistarse con el jóven Emir, que se educó en Francia.

Esta visita de Macron se produce cuando crece la tensión y el miedo a un bombardeo inminente en el Líbano, luego que once príncipes, docenas de ministros actuales y ex funcionarios, imanes, fueran detenidos en “una purga anticorrupción, ” ordenada por el rey saudita pero bajo la idea de su hijo Mohamed.Todos están detenidos en el Ritz durmiendo en colchones y sin comunicaciones con el exterior. Dos de los príncipes habrían muerto al resistirse a la detención aunque el gobierno saudita no lo admite.

El procurador ha ampliado la purga hoy. “Al menos 208 personas han sido convocadas a un interrogatorio y siete han sido liberadas sin cargos. La amplitud potencial de estos actos de corrupción es muy grande”, informó el ministro de Educación. Alcanzaría los 100.000 millones de dolares. Entre los detenidos se encuentra el millonario Al Walid Ben Talal, uno de los sauditas con más inversiones en el mundo.

El heredero Mohammed ha intervenido las empresas de los detenidos . Hoy vendieron las acciones del príncipe Walid Ben Talal en News International y nadie sabe quién lo ordenó. Es dueño del hotel George V en Paris y centenares de inversiones en todo el mundo. Se teme que alguien esté actuando en su nombre y sin su voluntad.

MBS, el príncipe heredero saudita de 32 años, está a cargo de esta operación, donde ha detenido a todos los primos que podrían hacerle sombra y desaprueban sus métodos de “modernización” ante la caída del petróleo y sus promesas de un Islam moderado, que habría recibido la venia del presidente Donald Trump en su visita al reino. Pero inversores y los países europeos se alarman por sus métodos y sus verdaderos objetivos, cuando ya conduce la guerra en Yemen y la región se encamina a un enfrentamiento entre sunitas pro sauditas como Egipto y shiítas, apoyados por Irán, el nuevo poder regional. El enemigo a eliminar por los sauditas e Israel en esta inusual alianza.

Ayer Arabia Saudita le declaró la guerra a Líbano. Fue luego que MBS convocara al primer ministro libanés Saad Haridi, que tiene la doble nacionalidad libanesa saudita, a su palacio en Riad, sin sus asesores. Inesperadamente, poco después, Hariri presentó su renuncia por una cadena árabe desde el palacio real sin regresar a Líbano. Denunció a Irán, su injerencia en Líbano y se negó a dar precisiones en una conversación de 3 minutos con el presidente libanés Michael Aoun. En Beirut creen que Saad Hari, con enormes inversiones en Arabia Saudita donde su padre Rafic- asesinado en Beirut cuando era premier – hizo su fortuna, está detenido o secuestrado en Riad. Hasta ahora han regresado sin su avión privado los pilotos pero sin Hariri, que continúa en Riad tras afirmar que se planea un atentado contra su vida. Aun ha dicho que no aceptará su renuncia si no regresa y Nasrallah, el jefe de Hezbolah, denunció que Hariri está secuestrado en Riad. Luego Arabia Saudita acuso a Irán de tirrar un misil sobre Riad, que fue lanzado por los rebeldes hutíes yemenitas, acusados de estar a sueldo del Irán shiíta.

La purga del príncipe Mohammed en Arabia Saudita va más allá de su intento de llevar a Arabia Saudita al siglo XXI. No fue otra cosa que un golpe Royal para desembarazarse de todos los que le molestaban para apoderarse del poder. Pero después de estos espectaculares arrestos, los efectos en la región van a ser devastadores. Tanto como la guerra que ya inició en Yemen y la ruptura y embargo contra Qatar, decidida por él.

El viaje del presidente Emmanuel Macron a Riad de urgencia intenta frenar este espiral. Si no consiguen frenarlo, sería el inicio de una guerra Proxy, que comenzaría en Líbano, pero de imprevisibles consecuencias en la región.

El presidente libanés Michael Aoun admitió que Líbano atraviesa “una linea roja hoy”. Hezbollah forma parte del gobierno. Israel y Arabia Saudita se han vuelto aliados tácticos contra Irán, que es el nuevo poder regional.

Si Israel ataca Líbano es para destrozar a la milicia shiíta de Hezbollah, algo que no consiguió en 2006. Entonces será una guerra prolongada y dura, que puede terminar en guerra civil, como en Yemen, entre shiítas y sunitas. La región entera puede incendiarse y el conflicto expandirse peligrosamente.

Pero nada podrá pasar si no hay acuerdo con Rusia, que es el otro gran poder en la región en plena guerra civil en Siria.

La situación es explosiva y extremadamente peligrosa. Inédita porque todo ha comenzado en Arabia Saudita con un príncipe de 32 años.En Europa están alarmados de las consecuencias.