Habló el abogado de los trabajadores despedidos de Ar Zinc

''

El mundo se vio sacudido esta semana por el descubrimiento de una nueva investigación que pone de manifiesto la relación entre empresarios y paraísos fiscales a partir de cuentas offshore. Los documentos secretos titulados “Paradise Papers” involucraron en esta ocasión a una multinacional con vínculos en nuestra región.

Se trata de Glencore, que utilizó una empresa offshore radicada en las islas Bermudas para comprar en 2005 y cerrar en 2016 la fábrica Ar Zinc de Fray Luis Beltrán. “Estas noticias no ayudan porque generan mayor incertidumbre”, sostuvo Leandro Recalde, abogado de un grupo de seis trabajadores que aún no acordó su indemnización con la empresa.

Y agregó: “No es mucha la tranquilidad que les puedo transmitir. Preocupa en alguna medida, pero no modifica demasiado lo que venimos trabajando. El hecho de que sea una sociedad radicada en un paraíso fiscal nos habla de una conducción temeraria que tiene el afán de evadir impuestos, algo que no corresponde a buenos hombres de negocios”.

El letrado sostuvo que este tipo de maniobras deja en claro que la empresa no es insolvente y que, por lo tanto, puede abonar los créditos que se les adeuda a los trabajadores. “En mi estudio jurídico nunca sonó el teléfono por parte de un abogado de la firma. Intentaron acordar directamente con los trabajadores, pero las propuestas siempre fueron tibias”, añadió.

Cabe destacar que este grupo de damnificados está integrado por delegados o directivos del sindicato. Esta condición les otorga determinados derechos, como cobrar el sueldo hasta el final de sus mandatos e inclusive un año más también.

“Nuestro camino es ganar los juicios y cobrarlos. Si en el medio la empresa tiene algún gesto conciliatorio, lo analizaremos. Los despidieron diciéndoles que había una cuestión de fuerza mayor que no era imputable a la empresa, con lo cual tenían el derecho a pagar la mitad de la indemnización. Fue sólo un pretexto para abaratar el costo del cierre a costa de los trabajadores”, concluyó Recalde.