Ya le pusieron la tobillera a Diego Lagomarsino

''

Cuando pasaron más de 1.000 días de la muerte del fiscal Alberto Nisman, ahora ya caratulada como “homicidio”, fuerzas de seguridad nacionales allanaron la casa y le pusieron una tobillera electrónica a Diego Lagomarsino, el perito informático que admitió proveer el arma del caso que conmocionó al país.

Desde ayer, la causa tomó un giro profundo. Lagomarsino fue acusado por el fiscal Eduardo Taiano como presunto partícipe de un “plan criminal” para asesinar a Nisman. El juez Julián Ercolini decidió citarlo a indagatoria para el martes próximo y mandó a colocarle un dispositivo para controlar sus movimientos. El perito ya tiene restricción para salir del país. Ahora la Justicia sabrá con precisión también cómo se mueve dentro de él.

Según revelaron los medios que estaban en la puerta de la casa de Lagomarsino, las fuerzas de seguridad se llevaron en las últimas horas cuatros bolsas, dos maletines y un caja con la leyenda “evidencia”. Su domicilio en Talar de Martínez ya había sido allanado una vez, por la anterior jueza que llevaba la investigación, Fabiana Palmaghini, y cuando el perito apenas era un imputado.