La CGT se reúne para analizar la reforma laboral del Gobierno

''

La Confederación General del Trabajo (CGT) analizará hoy la reforma laboral que impulsa el gobierno de Mauricio Macri, que incluye cambios en la Ley de Convenios de Trabajo (LCT), el cálculo de las indemnizaciones y el blanqueo de trabajadores.

La mesa chica de la CGT adelantó que debatirá el proyecto oficialista sobre el mercado de trabajo, pero no sobre el sistema previsional. El triunvirato, integrado por Héctor Daer, Juan Carlos Schmid y Carlos Acuña, realizará una conferencia de prensa luego de la cumbre en la histórica sede de la calle Azopardo 802.

El secretario gremial de la confederación, Pablo Moyano, salió con los tapones de punta y afirmó que “los dirigentes de la CGT se cortarán las manos antes de firmar una reforma contraria a los trabajadores. Ningún compañero acordó la reducción de las indemnizaciones ni la continuidad de las tercerizaciones”. El debate puertas adentro será largo. Los integrantes del consejo directivo pondrán bajo análisis los 140 artículos del proyecto de reforma laboral.

En la misma línea que Moyano se manifestó Daer, secretario general de la Sanidad, y avisó que el proyecto “no pasará por el Parlamentos sin cambios”. Desde la confederación explicaron cuál será su posición: negociar con el Gobierno la iniciativa sin dejar de lado los históricos reclamos del movimiento.

Hasta el momento, varios gremios de la estratégica Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT) rechazaron también la reforma gubernamental.

El lunes hubo un primer encuentro entre equipos técnicos, abogados cegetistas y representantes del Ministerio de Trabajo. No hubo grandes avances y las voces sindicales adelantaron que no aceptarán cambios en los convenios de trabajo, el cálculo indemnizatorio, las funciones laborales y la concepción sobre el empleo. Sí aceptaron los avances en materia de blanqueo laboral y la capacitación de los trabajadores.

La reforma laboral de Macri

El Gobierno quiere que las empresas formalicen en primera instancia a 300 mil trabajadores que actualmente están en negro para luego avanzar con los otros 3,7 millones de argentinos en esa situación.

El Ejecutivo, a cambio, les ofrece a las compañías una batería de beneficios: la extinción de la acción penal (el empleado no podrá hacerle juicio al empleador por haber estado en negro), la rebaja de aportes, la condonación de multas y la rebaja de las indemnizaciones por despido.

El Presidente, al anunciar el proyecto en el Centro Cultural Kirchner (CCK), avisó que buscará implementar más cambios. “Seguiremos combatiendo los excesos en la litigiosidad porque la mafia de los juicios laborales es uno de los principales enemigos de la creación de trabajo en nuestro país”, adelantó en aquél entonces. Ahora le tocará a la CGT hacer su análisis.