Martínez: “A Valdez se lo acusa de corromper a cuatro menores”

''

“Nosotros cuando iniciamos la investigación había fuertes indicios de que la hija de Rosalía Jara, que tiene dos años, tendría una relación paterno filial con el profesor Valdez, que es el único detenido de la causa. Ordenamos el ADN y dio positivo” aclaró desde un principio el fiscal regional Rubén Martínez.

Nuevas acusaciones

Ante la pregunta de cuáles son los otros hechos por los que se lo acusa a Valdez, el único imputado en la causa, Martínez explicó “la corrupción de menores viene por otro hecho que tiene que ver con la participación de otros menores a las cuales este hombre corrompía, con comunicaciones y sugerencias. Corromper una menor significa no respetar la maduración lógica respecto a la sexualidad que tienen los menores”.

Al ser consultado si haber mantenido relaciones con Rosalía siendo esta menor no califica como corrupción de menores, el fiscal aclaró “falta analizar todavía si Rosalía fue corrompida aunque concibieron a Alma, la hija, cuando ella era menor. Estamos esperando el resultado de todas las pericias telefónicas de las cuales pueden surgir otras evidencias. El lunes hay una audiencia imputativa referida a cuatro hechos, que involucran a cuatro menores distintas”.

Sistema judicial

“En el norte tenemos dificultades, todo lo tecnológico lo hace el instituto médico legal de Rosario. A nosotros, normalmente, un ADN nos tarde entre 4 o 5 meses; en este caso y tratándose de un caso especial, hemos intentado darle una prioridad, porque se trata de un hecho de significancia” señaló el entrevistado para Cadena Oh! 

“Cuando tuvimos la información ayer, los fiscales a cargo hicieron la publicación cerca del mediodía, adelantaron las conclusiones a través de un mail. Los fiscales Latorre y Gauna Chapero, con mi conocimiento, se entrevistaron con la familia para que sean los primeros en conocer la información, después de notificó a la defensa, a la querella y al resto”.

Por último, ante la pregunta de si aumentaron los datos o pistas a partir de que se fijó un monto de recompensa, Martínez expresó “no descartamos ninguna hipótesis, sí tratamos de corroborar la información según los datos que tenemos. No ha habido mucha gente que se mueva por la recompensa sino más por el ánimo de ayudar, de colaborar. Es una situación anormal en un pueblo muy pequeño. De todas maneras investigamos con la ayuda de todas las fuerzas, gendarmería, la PDI, la policía, la policía rural que colabora con los patrullajes, tuvimos colaboración de los bomberos, de defensa civil con los perros”.