Feroz atentado del EI contra desplazados en Siria

''

Al menos 75 personas murieron ayer y otras 140 resultaron heridas tras un atentado perpetrado por la organización yihadista Estado Islámico (EI) en una zona donde se concentraban desplazados por los combates en la provincia siria de Deir Ezzor, informó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

La explosión se registró en una zona ubicada entre los campos de gas de Koniko, el mayor yacimiento del país, y Al Yafra, a orillas del río Éufrates.

El Observatorio informó este sábado que el atentado había casado decenas de víctimas, aunque no precisó la cifra de muertos o heridos.

Según la ONG, el atentado, realizado con un coche bomba, causó también la muerte de dos miembros de las Fuerzas de Siria Democrática, encabezadas por milicias kurdas y que cuenta con el apoyo de Estados Unidos.

El Observatorio agregó que la ruta donde se efectuó el ataque era la empleada por el EI para el transporte de mercancías y alimentos a las zonas que controlaba, informó la agencia de noticias EFE.

El bloqueo de esta vía de suministros ha provocado el encarecimiento de hasta un 300 por ciento de los precios de los productos en las regiones controladas aún por los yihadistas.

En el informe se indicó que centenares de personas huyeron de los combates en Deir Ezzor y no consiguen alcanzar los campamentos de desplazados porque las fuerzas desplegadas en la zona no les franquean el paso para identificar si entre los civiles se ocultan yihadistas.

Actualmente el Ejército sirio y las Fuerzas de Siria Democrática (FSD), milicias lideradas por kurdos, llevan a cabo sendas ofensivas contra el EI en puntos diferentes de la provincia de Deir Ezzor, fronteriza con Irak. 

A su vez, este sábado las fuerzas gubernamentales sirias y el grupo islamista radical Organismo de Liberación del Levante -la alianza de la exfilial de al Qaeda- entablaron intensos enfrentamientos en distintos puntos de las provincias de Hama e Idleb.

Los combates, continúan entre el Organismo de Liberación del Levante y otras facciones islamistas contra tropas leales al presidente sirio, Bachar al Asad, en las afueras de los pueblos Abu Dali y Al Shaquzya, situados en el este de Hama.